Adam Giles Levi
L´Oncle Jack - L´Hospitalet


04.06.2017
L´Oncle Jack - L´Hospitalet de Llob.


Cuando un amigo con criterio te recomienda efusivamente a un músico lo mínimo que puedes hacer es investigar un poco sobre él y presenciar un concierto suyo cuanto antes. Esto es lo que me pasó con Adam Giles Levi, músico británico que esa noche nos dejó absolutamente estupefactos.
De esta forma me dirigí al templo del Jack Daniels que además es el sitio donde uno puede presenciar un concierto como si estuviese en el salón de su casa, sin duda el local más acogedor del extrarradio barcelonés.


Nada más subirse al emblemático escenario del Oncle, Adam se descalzó completamente, quizás era el preludio de lo que nos iba a ofrecer esa tarde noche, unas canciones que en su desnudez resultaron arrebatadoras.
La primera toma de contacto con su música fue “Horizon”, tema en el que nos recordó al mejor Eddie Vedder. La influencia de Pearl Jam era muy notoria.
Una vez roto el hielo el londinense se mostró mucho más relajado y su música fluyo de forma fascinante. Su manejo de las seis cuerdas es de un virtuosismo sosegado, no precisa de florituras para emocionar. “7 Towns” o “Cold Water” nos presentaba a un músico muy influenciado por songwriter como John Mayer o Daniel Rice pero que al mismo tiempo dota a sus canciones con una personalidad aplastante.


En "Beatiful & Broker" nos invitó a disfrutar de la belleza de nuestras imperfecciones dando paso a un "Looking Too Closely" en la que la voz de Adam se manifestó emotiva y sensible a partes iguales.
El concierto siguió con un asombroso Adam totalmente entregado y con un público que era testigo del portentoso talento que manifestó esa noche. Poco a poco iba desbrozando unos temas perfectamente hilvanados que en el fluir de las notas y al compás de la música daba un nuevo color a la sala.
Ya con Adam completamente desinhibido se atrevió a interactuar con su público y a dar alguna intro explicativa a sus canciones. De esta forma se declaró fan absoluto de Robert Plant y manifestó su fascinación por su última obra, y todo esto quedó plasmado en una respetuosísima versión de “Raimbow”.


Confeso admirador de Damian Rice, le concedió un pequeño tributo interpretando “9 Crimes” con la que derramó una intensidad deslumbrante, demostrando de esta forma su altura como interprete.
Mightier” y “Nothing We Become” sirvieron para dar fin a su concierto, no sin antes llevarse una sonora ovación por parte de los asistentes.
Adam, que sin calzarse atendió a todos los asistentes con una simpatía desbordante y no escatimó en tiempo para intercambiar opiniones con todo aquel que se le acercó.
Un auténtico trotamundos de la música al que no se le debería perder la pista. Un diamante en bruto que está apunto de despegar.
No olvidéis su nombre: Adam Giles Levi.

Texto: General Lee
Fotografías: Maria Jose