Rock en Familia "Big Mouthers"
Sala Apolo - Bcn


18.12.2016
Sala Apolo - Barcelona


No hay duda que el único tiempo analizable es el pasado, “lo que fue”, donde es posible hallar aciertos, errores y causalidades que, invariablemente, transportan a un presente esquivo, a un “lo que está siendo”. A la realidad de observar cómo el tiempo se escapa, casi de forma incontrolable como agua entre las manos, convirtiéndose al instante en un pretérito indeterminado e imposible de analizar. Únicamente ese presente convertido en pasado queda enclavado en la memoria cuando se valora un hecho como relevante, el resto de esos miles y millones de instantes superfluos desaparecen como el polvo arrastrado por la brisa. No obstante, aún, más que obviados, olvidados, esa miríada de millones de cotidianidad en realidad, conforman ese otro tiempo, el futuro, “lo que ha de ser”, donde recoger el fruto de la aparente quietud. Porque, cada instante, es una pieza insustituible del gran puzle que es la vida y, aún en la inadvertencia de su existencia armonizan “lo que ha de ser” convirtiéndolo en” lo que fue”. Y, el pasado día dieciocho de diciembre, en la incombustible y célebre Sala Apolo de la siempre layetana ciudad, hubo miles de instantes multiplicados por el número de asistentes que casi llenaban el antiguo teatro, convertidos en inolvidables momentos, en “lo que fue”, para algunos de remembranza y, para la mayoría, de un descubrimiento que, a unos pocos de esa totalidad, les llevara a enriquecer el mundo del rock & roll. A “lo que ha de ser” fomentado por el proyecto de “Rock en familia” bajo el lema “Descubriendo a”, consistente en conciertos matutinos repletos de incontables “lo que está siendo” como una manera de acercar el rock y todo lo que ello supone, para intentar fomentar actitudes ligadas a cualquier tipo de música y a la vida misma como son el respeto, la tolerancia, la responsabilidad, la perseverancia, la concentración y, desde luego la innegable belleza de ese mundo. Un tiempo, ahora pasado, que se convirtió en un “lo que está siendo” “Descubriendo a Bon Jovi” de la mano de un grupo considerado como la banda de versiones internacionales más impactante de la primera capital mediterránea, “Big Mouthers”.


Presentados por Eduardo Izquierdo, si bien, tras un breve preámbulo donde, desde luego, con un tono desenfadado y extremadamente comprensible, habló sobre la vida de Jon Bon Jovi y la formación del grupo. Sobre cómo el padre de Jon en vista de su fracaso en el mundo de la música regaló una guitarra a Jon, o cómo éste se vió ante el ultimátum de aprender a tocar el instrumento en una semana y otras muchas cosas que, los ansiosos pequeños espectadores, sonriendo inevitablemente comenzaron a perder interés deseosos de dejarse arrastrar por esa banda sonora de sus vidas en que se han convertido esas melodías con las que sus progenitores, tras ellos, inundan habitualmente sus casas y vehículos. Por lo tanto, Eduardo, atento, aún con confusión incluida, dió rápidamente paso al espectáculo, “Descubriendo a Bon Jovi” y, evidentemente a Nacho Ibánez, voz; JB Lakotta, guitarra y voz; Iván Fusté, bajo y voz; y Enzo Beats, batería; “Big Mouthers”, acompañados por el maestro Stefano Ferri a los teclados.


El “lo que está siendo” se inició, tras la Intro, con una alegórica invitación “Lay your hands on me” invitando a grandes y pequeños a levantar los brazos, acompañarles con las palmas y cantar el estribillo. Sentando así las bases de “lo que ha de ser”, una afable avenencia entre acérrimos seguidores de Bon Jovi, los padres; unos entrañables descubridores, los niños; y unos músicos capaces de suplantar a los auténticos, gracias a su extrema calidad sin olvidar, “lo que está siendo”, el tono rebajado y cercano dedicado a los incontables e incontrolables retoños moviéndose anárquicos frente a ellos. Aún más cuando la guitarra de JB precede al teclado de Stefano en “It’s my life”, ellas no pueden evitar contonearse como lo hacían, algunas recientemente, otras de forma lejana en el tiempo, arropadas por ellos igualmente evocando “lo que fue” con movimientos más bastos. Muy similares a los de sus retoños, éstos, completamente desbocados, algunos, incluso apreciando realmente ese extraordinario sonido de guitarra extraído por JB, o el virtuosismo de Stefan acariciando las teclas junto a Enzo, con sus peculiares baquetas golpeando bombos y platos acompañado en su imprescindible y armónica carencia por Iván, golpeando las cuatro cuerdas para deleite de alguno de los más mayores que observan atónitos a éste sobre el escenario.


Y, desde luego, Nacho, modulando su voz para extraer un calco exacto de la del original Jon sin, desde luego, dejar de ser él, interactuando con los pequeños y, casi imperceptiblemente, dirigiendo con sus movimientos corporales y aspavientos al resto de la banda. “Born to be my baby”, “Keep the faith”, “I’ll be there for you”, “You give love a bad name”, “Bed of roses” y “Wanted dead or live”, antes de presentar a los miembros del grupo y ajenos a algunos de los más pequeños, haciendo correr a sus padres o madres tras ellos ávidos de nuevas aventuras. Las cuales, al parecer, encontraron en “Runaway”, desde luego en “Living on a prayer” y, finalmente, en “Always” bailando y casi cantando cada una de las canciones, en un “lo que está siendo” que conllevó el protagonismo del pequeño Hugo y su coca-cola, el dedo de Iván en la oreja de un joven seguidor apoyado en el escenario, sorprendido inicialmente y sonriente en el acto al reconocer su protagonismo momentáneo.


Y finalizó con la ovación sincera de los pequeños y admirada de los mayores, acercándose todos para regalarse unas fotos con los músicos, con los increíbles profesionales capaces de haberles hecho sentir encontrarse en un concierto de “Bon Jovi”. Un “lo que ha de ser” convertido en “lo que está siendo” y que, aunque con resistencias, pasó a ser un “lo que fue” inolvidable en la Sala Apolo de la mano de “Rock en familia”, empecinados en generar “lo que ha de ser” acercando el rock & roll de todos los tiempos, esa matinal “Descubriendo a Bon Jovi” de la mano de aquellos que compendian los tres tiempos, “lo que fue” “Lo que está siendo” y un “Lo que ha de ser” que darán mucho que hablar, “Big Mouthers”.

Text: Yon Raga Kender
Fotografías: Manuel Alferez