Chaqueteros + 20TH Flight Rock
Sala Monasterio - Bcn


07.04.2017
Sala Monasterio - Barcelona


50 después de las batallas campales que protagonizaron los jóvenes británicos en las playas de Brighton los Chaqueteros se disponían a reabrir la eterna rivalidad entre Rockers, grasienta brillantina, tupés destartalados y descendientes directos de los Teddy Boys con los Mods Scooters, parca, trajes a medida y peinados con raya al lado.
Esta vez, contrariando la versión original, los Rockers salieron claramente vencedores y en ello influenciaron notablemente 20Th Flight Rock, trio rockero que sorprendió con un set de auténtico infarto.


El combo inicio su show sobre las 11 de la noche y no dió respiro durante la hora y 20 minutos que duró su actuación. En la ejecución de temas como Summertime o Blue Jean Bop evidenciaron una pulcritud y manejo de los instrumentos realmente precisos. Esa guitarra igual sonaba a Duane Eddy que al mismísimo Brian Setzer.
Aunque al inicio de su concierto la sala presentaba una reducida asistencia, poco a poco se fué llenando y más de uno se arrepintió de no haber sido más puntual ya que el nivel que exhibieron durante toda la noche fue colosal.


El homenaje a todos los pioneros del rock se hizo latente durante toda la actuación, aunque destacó por encima de todo, las versiones de temas que compuso Chuk Berry en la década de los 50. Maybellene y Roll over Beethoven fueron un bonito homenaje al inventor del género.
Enfrentarse a las versiones de temas como Americano de la cual Brian Setzer hizo una versión sublime y Misirilou que fué interpretada como si Dick Dale se estuviese encargando de la guitarra hacen latente que estos chicos poseen un gusto exquisito.


Llegó el momento en el que the Fucking Chaqueteros se adueñaron el escenario y al ritmo de The Who pusieron a toda la sala a saltar. Un The Real Me apasionante daba el pistoletazo de salida.
La banda, como siempre con un Charly 90 majestuoso que se apoderó de la audiencia nada más pisar el escenario. No me cansaré nunca de que en este país no hay un Frontman de este nivel. Cuando sale el escenario lo ilumina todo, su brumosa puesta en escena por buscar un símil es como si en una mañana muy soleada se descorren las cortinas bruscamente dejando que un potente sol inunde la habitación.


Jan riffs Gura y El Camarero Oscuro son los artífices de ese sonido genuinamente chaquetero que hace que un tema de Stray Cats suene a The Class. Tony Nerviorroto y Hammer se comportaron como una máquina de triturar.
Chaqueteros es la quinta esencia de la banda interprete ya que hagan lo que hagan siempre pasa por su filtro dándole a los temas un carácter que siempre se acerca de una forma u otra al Punk Rock. Demuestran concierto a concierto que un set plagado de versiones no es un trabajo menor siempre que la banda afronte el repertorio ajeno con nervio y honestidad.


El repertorio como siempre fue infalible, Moder Worl de The Jam y Storn The Embassy con un Hammer improvisando una batería a lo Slim Jim Phantom que provocaron los primeros crowdsurfing de un público que para ese momento ya había entrado en trance.
Destaco la versión del Johnny Be Good en la que invitaron a Johnny de los Toros que realmente bordo el solo de guitarra provocando una sonora ovación.


A partir de ahí y hasta el final se sucedió ese repertorio incontestable, Great Balls Of Fire, Baba O’Riley, C’mon Everybody o My Generation con un Charly 90 amo y señor de una sala que se volvió a rendir al encanto Chaquetero que colmaron las expectativas de todo aquel que esa noche se acercó a la sala Monasterio. Estos tipos no decepcionan nunca y mantienen esa aura que hace que sus conciertos en esta mítica sala se hayan convertido en un auténtico encuentro de amigos.

Texto: General Lee
Fotografías: Maria José