Coque Malla
Sala Barts - Bcn


19.05.2017
Sala Barts - Barcelona


Su último y magnífico disco "El Ultimo Hombre en la Tierra", ha desembocado en una gira que por ahora dura ya casi 2 años. Después de cuatro visitas a Barcelona y alrededores en este corto espacio de tiempo no solo no pierde fuelle, sino que poco a poco va cogiendo músculo y lejos de enfrentarse a audiencias que van decreciendo, su público no hace más que crecer. Una Sala Barts en la que tan solo quedaron huecos en el segundo piso se vistió de gala para presenciar a uno de los músicos con más prestigio de este país.
La alegría es mayúscula cuando ves que el proyecto en solitario de Coque Malla va calando en un país desagradecido con sus artistas. Los elevan a los altares para luego despechados condenarlos al olvido. Recuerdo que hace apenas 4 años, este hombre se enfrentaba a aforos considerablemente más reducidos


Guiado por un ambiente espectacular, Coque y su banda salieron con el cuchillo entre los dientes dando en todo momento sensación de aplomo y entereza. Un repertorio bien seleccionado, una puesta en escena austera pero elegante es más que suficiente para vivir una noche en la que la música se erigió como protagonista absoluta.
El grueso del repertorio provino de su último disco, hasta 8 canciones de las 18 que sonaron esa noche. Temas en los que utiliza una ingeniería en el lenguaje que imprime una narración con la que construye canciones que realmente emocionan.


Me Dejo Marchar” fue la encargada de abrir el recital mostrando a un Coque sensible y emocional y poco a poco una aire melancólico fue impregnándolo todo. “Escúchame” y “Lo Hago Por Ti” arrancaron con un espasmo eléctrico y un impulso colectivo en los que la excitación se contagia y adueña de la sala.
Shuarma se sumó a la fiesta con la interpretación de “Pétalos, Desastres y Lagrimas” que resulto muy eficaz. Muy emocionante la interpretación de “Hace Tiempo” con el Coque más teatral dando tumbos por el escenario para finalizar el tema a capela con toda la banda muy alejado del escenario. El silencio sepulcral del publico mientras interpretaba este tema le dió si cabe un tono más profundo a su sentida interpretación.


El concierto prosiguió con una audiencia totalmente entregada y después de lo vivido esa noche me atrevo a aseverar que este hombre está en uno de los momentos más dulce de su ya extensa carrera. Un Coque más profundo e intenso que se gana a pulso el beneplácito de su público.
En el momento en el que los temas de Los Ronaldos hicieron gala de presencia, las butacas quedaron en desuso haciendo que toda la sala se levantara para recibirlas con el ritmo que merecen. “Quiero Que Estemos Pegados” y “Saca La Lengua” nos quitaron 30 años de encima.
Vuelta al sosiego con la rejuvenecida “No Puedo Vivir Sin Ti, una de sus baladas estrella “Hasta El Final” y “La Mujer Con Llave”, tema con el que como confesó esa noche le empujó a emprender esta carrera alejada de su banda de toda la vida.


Santo Santo” inició la recta final con los deberes hechos. La gloriosa “La Señal” sirvió para poner punto final a un concierto que resultó entusiasta.
Mientras Young Americans de Bowie era escupido de por los altavoces, un Coque Malla totalmente desmelenado se iba despidiendo de una audiencia que sin duda espera con entusiasmo su regreso.

Crónica: General Lee
Fotos: Maria Jose