Dani Nel-lo
Festival Daltabaix - Molins de Rei


24.09.2017
Festival Daltabaix - Molins de Rei


Poco acostumbrados estamos en el extrarradio a recibir propuestas musicales de este nivel. Dani Nel-lo es el hombre de los mil proyectos, inquieto y prolífico puede vanagloriarse de haber participado siempre en empresas de altísimo nivel.
El Festival Daltabaix ha tenido el buen gusto de dar inicio a esta temporada con Dani Nel-lo y los Saxofonistas Salvajes, último proyecto de este genial musico.
Ni un paso en falso ha dado este hombre en su ya longeva carrera y todo lo que hace tiene que estar marcado por la exquisitez. Es por ello por lo que se cuida mucho a la hora de elegir a los músicos que lo acompañan.


Desde los primeros acordes de “Flying Home Mambo” una deliciosa amalgama de sonidos que brotaban de ese escenario inundaba el parque y aunque Dani y su Saxo se erigen como protagonistas absolutos, cada uno de los músicos tuvo su momento de lucimiento. Dani Baraldes y Hector Martin se hicieron cargo de las guitarras que esa noche lucieron pedigrí. Anton Jarl pletórico a las baquetas, va tan sobrado que incluso se permitió el lujo de jugar a encestar sus baquetas en la canasta que había a su izquierda. Pere Miró saxo barítono protagonizó un meritorio duelo con Dani.


El público que abarrotaba el recinto se entusiasmó desde el primer acorde y así fueron desgranando casi íntegramente su último larga duración. El ritmo y la intensidad era tan alta que en algún momento dudé que ese escenario fuese lo suficientemente robusto como para resistir ese terremoto sonoro que nos estaban ofreciendo. Sonidos de New Orleans como “Sassy”, la exótica “Sands Of Sahara” o la sofisticada “Teen Scene” hicieron que parte del público se comportara como si los dientes de un perro rabioso les tuviese cogido el cerebro obligándoles a contonearse al ritmo de la música.


La deliciosa “Spanish Onions” nos metía de lleno en la recta final. Brutal la interpretación de “The Dogs” que, aunque en su versión original era cantada Dani le ha dado una vuelta de tuerca creando una grandísima versión.
El final de concierto estuvo a la altura de lo que nos tiene acostumbrado este hombre. Se deslizo entre el público mostrándose epicúreo y cautivador a partes iguales.
Share Dance” propició una feroz descarga de ritmo y actitud puso el epitafio al show.
Dani Nel-lo nunca falla y de sus conciertos siempre se sale con una sonrisa pintada en la cara. Esta ciudad tiene auténticos genios musicales y Dani es un buen ejemplo de ello.

Texto: General Lee
Fotografías: Maria Jose