Desvariados + Doble Rombo
Almo2bar - Bcn


16.11.2018
Almo2bar - Barcelona


Realmente estamos viviendo tiempos insólitos para el rock and roll. Actualmente las estrellas del rock adolecen frecuente de artrosis y sufren ataques al corazón. Lejos quedan aquellos tiempos en los que su verdadero talón de Aquiles era la ingesta de sustancias prohibidas.
Pertenecemos a la generación que ha visto hacerse viejo el rock and roll. Por eso es una bocanada de aire fresco y una autentica patada en el trasero poder asistir a un concierto de jovenzuelos deslenguados y con la dosis adecuada de arrogancia para subirse a un escenario.
En ese campo tanto los madrileños Desvariados como los tarraconenses Doble Rombo son unos alumnos aventajados.

Rock and roll simple y sin más pretensión que hacerlo pasar bien. En esto Chuck Berry sembró la semilla, Richards cuido de la cosecha y bandas como Tequila, Los Rodriguez, Burning o Platero hicieron que toda una generación en este país quedara atrapada en el rock and roll para siempre.
Desvariados y Doble Rombo practican ese tipo de rock. No apto para gafapastas e intelectuales. Sin más pretensión que divertirse y hacer que el público se divierta, están fomentando sendas carreras que poco a poco van adquiriendo toda una legión de fieles.

Les toco abrir a los de Reus. Me sorprendió que la sala presentase una entrada mas que aceptable pero sobre todo lo que me sorprendió es que el público era joven. Acostumbrado como estoy a asistir a conciertos donde la media de edad supera los 40. Todavía queda esperanza para el rock and roll. 


Arrancaron con un demoledor “Doble Rombo III” con la que nos acercaron a la ingravidez. Aquí tenemos a una banda que nos cuenta historias de amor y desamor de noches interminables de rock y vodka. Las letras de Doble Rombo van más allá del simple encaje de palabras en la melodía, se les nota cierta influencia Sabinera que quedó más que latente en el momento en el que Rafa recitó el verso que precedió a la interpretación de la enternecedora “Mi Nena”. Rafa se puede mostrar tierno o violento, amable o desdeñoso, apasionado o frío, domina todos los registros con despampanante facilidad.


Su paleta musical es diversa y aunque sus influencias son muy notorias, pasan de un estilo a otro con total desparpajo. “Alma De Blues”, “Cosa De Tres” o en “No Me Puedes Pedir” exploran estilos tan diversos como el Blues, Country o Rock.
Su actuación fue una fiesta de la que hicieron participe a sus incondicionales, cedieron guitarra y protagonismo a un espectador que desde la platea se marcó un solo de guitarra, se hicieron acompañar de Adri de Desvariados y en todo momento hicieron palpable que están muy dotados para el oficio. A estos chicos no hay que perderles la pista.


Aunque la sala se despobló levemente he de decir que los que quedaron se tomaron la actuación de los madrileños con un ímpetu fascinante.
Desde el inicio con “Vamos A Pelear” provocaron una frenética galopada en el corazón de los asistentes. Sus canciones alumbraron la estancia, se les nota que el rock and roll esta infiltrado en su piel, bajo sus uñas han encontrado un hogar, hogar que están dispuestos a abrir cada vez que se les pida.


Conciertos como el que protagonizaron Desvariados son los que hacen que me hierva la sangre y me sienta vivo. Por momentos vuelvo a años pretéritos que hace tiempo que deambulan desvanecidos en las brumas de la mente.
Gente Inteligente”, “Mama, Me Quiere Matar” o “Camina Solo” los encumbra como herederos del mejor rock facturado en este país. Aunque sus influencias van más allá, Stones, The Kinks, o el rock más genuinamente americano se puede intuir en sus composiciones.


Pepe Risi puede descansar tranquilo, su legado a calado en las nuevas generaciones y Desvariados están aquí para atestiguarlo.

Texto: General Lee
Fotos: Maria Jose