Dirty Rockets
Ciclo Cara Acaraperro
Sala Rocksound - Bcn


14.10.2015
Sala Rocksound - Barcelona

Cuando una idea aparece, asemeja el instante anterior a que un grupo, tras ascender al escenario, comienza a lanzar la primera nota. Durante una milésima de segundo un pesado silencio parece apoderarse del mundo, un instante donde se acumula el peso de cientos de horas de ensayo, incontables minutos de creación salteados por la aquiescencia, la autocrítica e, incluso, la auto humillación. Un momento de duda, alegría, pavor e, incluso, ansia de salir corriendo, un santiamén que, lejos de pasar velóz, parece ralentizarse hasta la agonía y la desesperación idéntica a la que agrede cuando nace un planteamiento. Una idea imposible cuya consecución es poco más que una quimera, una ilusión irrealizable aparecida en la sinrazón para atormentar hasta llevarla a cabo. Esbozos maquiavélicos que, en ocasiones, se convierten en sólidos proyectos, en propósitos plausibles como el ciclo que se está llevando a término, en su tercera edición, por parte de Producciones Acaraperro. El “Ciclo Cara Acaraperro”, hermanado con el llevado a cabo, ya en su sexta edición, por “Izar&Star” en Euskal Herria, nació con el talante de ésta productora musical, a saber, ilusión y una necesidad innata de seguir creyendo en la música. Con las mismas formas que les llevaron a crear su plataforma, saltando al vacío sin permitir que el desánimo les acongoje y la intención, ya demostrada en los ciclos anteriores, de mostrar la riqueza, diversidad y alto nivel del pop-rock hecho en tierras lacetanas. Proponiendo una selección de grupos de reconocido prestigio que, junto a su repertorio, reinterpreten bajo su propio enfoque un destacado disco, artista o género de proyección universal a modo de regalo para el público local. La primera ofrenda para el respetable fue entregada el pasado día catorce de octubre en la inauguración de la edición del “III Ciclo Cara Acaraperro” en la Sala Rocksound, en el ciento dieciséis de la calle de Almogávares, de la siempre layetana ciudad. Los retoños del Blues y el Punk, “Dirty Rockets” aceptaron la propuesta y se pusieron en el pellejo de los míticos ‘The Sonics’ y su clásico, “Here are The Sonics”.


Chaqueta, camisa y pantalón de un mismo color negro roto por el rojo de la corbata tomaron el entablado, Sergi, batería; Rivero, bajo; Álvaro, guitarra; y Edu, saxo y voz; rompieron ese inicial instante de pesado silencio con las baquetas de Sergi, golpeando con rapidez, como manda el tema, dando pie al bajo de Rivero y la guitarra de Álvaro a preparar el terreno para que Edu de voz a “The Witch”, el primero de los temas del disco con el talante inconfundible de “Dirty Rockets”. “Do you love me”, “Roll over”, Boss Hoss” y “Dirty Robber”, sin buscar un homenaje a Gerry, Larry, Bob, Andy o Rob, sino con la veneración de quien, no sólo los ha tomado como referencia, sino como devoción. Pero con la cortesía y la elegancia de ésta banda cuyo colofón es, precisamente, su imagen distintiva, la cual se va despedazando sin abandonar en ningún momento el estilo y la gracia, conforme el calor de los focos empapa sus ropas. “Have love will travel”, “Psycho”, “Money”, “Walking the dog”, “Night time is the richt time”, “Strychnine” y “Goog golly Miss Molly” dió por terminado el reto frente a un público que, además de dejarse llevar por la buena música, se encontraba en completo “Good golly”.


Deleitándose con el buen hacer del inconfundible sello de “Dirty Rockets” y esperando, cómo no, continuar con el lema tan rockero y punk plasmado en su último trabajo, “Death or Fun”. Y, todos, eligieron ‘diversión”, comenzando ese esperado repertorio con “Shake station” y “Give it up”, tan diferentes pero con esa distinción tan propia, enajenan al respetable ávido de más. “Resurrección”, “Devil’s wife”, “Psychotic” y “Mass control”, barajando temas de otros trabajos, alguna versión y de ese intercambio de lenguaje en sus canciones. Como las influencias musicales desde el rock más clásico, evocaciones del surf, algo de pub-rock y mucho punk rock, donde la guitarra de Álvaro se permite largos punteos y rasgados, junto a la más que presente carencia del bajo de Rivero, liberado del variante ritmo de la batería de Sergi, mientras Edu, se hace presente con su voz desenfrenada cuando no se deja llevar por la magia de su saxofón. “Jenny” “Cinderella”, “Sonic Reducer” “One, one track mind” y, desde luego, una fuente más de la que han bebido “La Banda Trapera del Río” versionando “Ciutat podrida”, antes de acabar con “Luces, humo y alquitrán” y “To love, to cry, to run”. Una inauguración del “III Ciclo Cara Acaradeperro” que, de nuevo, consiguió más que complacer a un respetable reacio a abandonar la layetana Sala Rocksound, gracias a la sabia elección de un grupo como el prestigioso “Dirty Rockets”.

Texto: Yon Raga Kender
Fotografías: Manuel Alférez