25.11.2016
Razzmatazz 3 - Barcelona

Liberty Whip”, fue el título de una canción que más tarde sería conocida como “Pipeline”, no obstante, con ambos títulos muestra la brisa marina, la salitre del océano y, desde luego, el sentimiento de libertad que provoca ese gran manto azul. Sea disfrutado desde dónde sea disfrutado, su visión añil acerca culturas y formas incluso antepuestas, bien es cierto que es necesaria una disponibilidad, como la de asimilar sin perder ni un ápice de personalidad y autoría la hogareña conducta sureña de la siempre presente tierra arrebatada a los pieles rojas. Unas formas, de influencia anglosajona salteada por la desestimada presencia de raíces africanas definidas, en parte, por el gentilicio ‘hillbilly’ que ha originado distintas corrientes musicales cuyo horizonte, si se sopesa fríamente, está aún por definir. Como, por aseverar, se encuentra el más que futuro resplandeciente de aquellos que, el pasado veinticinco de noviembre, finalizaron la gira de presentación de su primer larga duración, “Rollin' Swingin”, en la “Sala Razzmatazz 3” de la siempre layetana ciudad. Ambientada inicialmente por la conocida “DJ Reyes Torio”, “Chele”, vocal de los imperecederos “Bombarderos”, hizo su más que cercana introducción dando paso a la banda que comenzó con “Evil surf”, su personal visión de ‘Pipeline’, preludiando un festival de música representativa de esa zona austral de la norteña tierra de algodón y vaqueros tocada con el inequívoco sello, no sólo de las aguas y las brisas de ese mar de ‘Entre Tierras’, sino, especialmente, por los brutales “Jodie Cash Fingers”.


Tras el instrumental de “surf rock” se lanzaron a los doce temas y tres bises que conformarían la presentación ante un público, amigos, colegas de profesión y admiradores; que atestaron la sala. Un lleno que, si bien unos instantes antes, coreaban junto a ‘Chele’ el nombre de la banda para que ascendiera al escenario, se aunó de nuevo en una calurosa ovación cuando ‘Jodie’, vocal y fundadora del proyecto, apareció en escena. Sonriente y emocionada, como el resto de la banda, por encontrarse tan bien arropada por las gentes de su ciudad, no por ello despreciando al resto de su público de esa tierra de conejos que abraza la suya o las de allende la cadena fronteriza “Ilene os” (Montes de Luna), por las que han estado de gira. Bien al contrario, conmovidos por el entusiasmo límpido de ese respetable volcado y ansioso de su música y de ellos mismos, como músicos y personas.


Con ilustres sorpresas, no sólo las que ascenderían al entablado, sino expectantes colegas como Igini Tellez Ibáñez y Kike Barbero de “Malvecino, el reconocido Alfonso Cito o David Lou, compositor del tema que da título al larga duración “Rollin' Swingin” y otros tantos convertidos en acérrimos y descontrolados rockeros al son de “Old devil”, “Lips Tatoo”, “Call me the breeze”, “Don’t let me go” y “Sunday morninn'”. Tras la cual hicieron un alto para, cómo si hiciese falta, presentarse a un público que, como la banda, rinde pleitesía a ese eterno batería, fundador de “Los Rebeldes”, llamado Moisés SorollaMoi”, siempre sonriente tras sus baquetas.


Esos palos mágicos capaces de extraer unas notas a parches y platos con mucho más que autoría, con el talante de una bestia eterna e imperecedera. O, Antonio FernándezTuanOnBass” (‘Three Colors’, ‘The Shakin Gambler’s’,‘Shake & Laü’) con la rítmica gravedad de un contrabajo volador cuyas gruesas cuerdas golpea arrancando un ritmo furioso y calenturiento digno de ese sur originario de húmedas casuchas de madera y humo cegador. Como Little John Revell (‘Madamme La Rouge’, ‘Swamp Preachers’), siempre en perfecto estado de revista, presto a dejar pasar su aliento por esas inapreciables lengüetas obligándolas a expulsar un timbre febril y cargado de un temperamento digno de encontrarse acampado frente a una fogata a la orilla del Mississippi. O al muy reconocido y nuevo fichaje de la banda, Toni del Amo, haciendo volar sus dedos por sobre las clavijas del teclado con el virtuosismo de un gran talento.


Desde luego, Toni Espelta "Spelt Seed Tony" (‘Madamme La Rouge’, ‘Swamp Preachers’), a parte de su eterno sombrero cowboy, reconocido en la letanía, el increíble arte sobre las cuerdas sean seis, doce o una sola, refleja ese sentimiento casi grabado en su barbuda expresión de quien se siente realizado en cada nota que extrae y en cada movimiento que hace. No sólo por encontrarse llevando a cabo un trabajo en el que ha tenido mucho que ver, como la mayor parte de la banda, sino, al margen de su desbordante calidad, por ese júbilo incontinente que se escapa a cada instante y que llega hasta un público mucho más que agradecido. Y, la vocal, como es habitual, última en ser presentada, Jodie PapaceitJodie Cash” (‘The Old Weekend Band’, ‘The Randies’, ‘The Sparkles’), un derroche de fuerza increíblemente emanado de su pequeña figura. Un torrente de voz, alegría y crédito, capaz de poner un proyecto como ‘Jodie Cash Fingers’ y llevarlo, en poco más de dos años, hasta el punto donde se encuentra, con gira europea y este primer larga duración “Rollin' Swingin”.


Aunando su incuestionable calidad oral con su más que evidente deseo de creatividad y arrastrando, no sólo a esa banda presentada e implicada por completo en el proyecto, sino, a sus propios padres, los incuestionables “Bombarderos” ‘Chele’ y ‘Estrella’, presentes ese día y en todo momento. Y a los invitados de esa noche, figuras como “Olaf Pla”, de ‘Olaf y los Bidones’ o ”Ricky Araiza” y “Richard Da Silva”, de los “Damned Hellbillies Reloated” que, tras el tema “Jolene”, con “Rocky top”, “Jackson” y “I’m waitin” convirtieron el escenario en un entablado similar al que es posible encontrar en algún recóndito y lúgubre garito donde se brinda casi exclusivamente con Bourbon mezclado con Budweisser.


Continuaron, ya de nuevo “Jodie Cash Fingers”, con “John Marston”, el descomunal “Rollin’ Swingin’” y el tema compuesto por Estrella Cabrera, madre de Jodie, “La ranchera de mi madre”. Con el que finalizaron antes de lanzarse a los obligados bises, iniciados con la intimista versión de Bob Seger, “Against the wind”, con la desgarradora voz de Jodie acompañada por Toni a la guitarra. Para continuar con “Little by Little” y acabar con su no menos increíble versión de “Rocker” de ‘AC/DC”, llevando finalmente al público hasta donde realmente anhelaban posicionarlos, exhaustos y con necesidad de más “Jodie Cash Fingers”. Reacios a abandonar esa colmada “Sala Razzmatazz 3” la cual, resignados, no dejaron hasta felicitar a cada uno de los componentes e invitados, fotografiarse con ellos, además de llevarse quien aún no lo tuviera el larga duración firmado por Jodie, Toni, John o Moi, o por los cuatro. Una noche de bluegrass, rancheras, blues, surf rock, rhythm and blues, hillbilly, soul, es decir, puro Rock and Roll que se repetirá en diciembre en Madrid, Santander, Zaragoza y Valladolid y continuará en el 2017. Con ese particular folklore casi imposible de disfrutar lejos de inconfesables antros sureños de esas tierras que componen la base de un norte perteneciente al continente que, hace más de quinientos años, dio nombre un comerciante y cosmógrafo florentino. Una fiesta por todo lo alto de la gira de presentación del primer larga duración, “Rollin’ Swingin’”, en la layetana “Sala Razzmatazz 3” de “Jodie Cash Fingers”.

Texto: Yon Raga Kender
Fotografías: Manuel Alférez