Joe King Carrasco y los Side FX
Rocksound Bcn


18.09.2017
Rocksound - Barcelona


Que la Barcelona musical esta agonizante ya no lo niega nadie. Que un lunes por la noche es una mala fecha también es cierto. Pero que una propuesta como la de Joe King Carrasco solo atrajera a cuatro decenas de personas es una auténtica aberración.

Afortunadamente tenemos salas como la Rocksound que está ofreciendo una resistencia prácticamente Numantina y siguen ofreciendo un cartel de altísima calidad teniendo una de los mejores sino la mejor programación de la ciudad. Por otra parte, es admirable que todavía queden promotores que se atrevan a traer propuestas como la que nos ocupa corriendo un alto riesgo de fracasar.


Esa noche lo que se nos ofrecía era música para desinhibirse, no apta para críticos sesudos dispuesto a analizar profundamente esas composiciones. Esas canciones que están repletas de Viva México Cabrones, Frijoles Borrachos o Lupes auxiliadoras, no se compusieron para para ser analizadas en profundidad sino más bien para disfrutar y desmelenarse sin necesidad de buscarles un sentido.


Lo primero que me sorprendió fue encontrarme al gran Ramon Arroyo (Secretos) a las guitarras. La verdad es que la música de Joe le viene como anillo al dedo y se le vio disfrutando y distendido en todo momento. Tan sobrio como eficaz aporto un plus de calidad a la música de Joe. La base rítmica era bastante peculiar. Con un bajista saltimbanqui que se esforzó durante toda la noche en exteriorizar alegría y diversión. Juntamente con el batería formaron un lienzo bastante pintoresco.

Joe King Carrasco estuvo encantador antes, durante y después del show, se entregó a la diversión sin concesiones haciendo al público participe de la fiesta.


Pudimos disfrutar de un Tex Mex que tiene como referente a los Texas Tornados del gran Flaco Jiménez, banda referente del género. Aunque esa noche hubo mucho más, Rock and roll fronterizo como “Got The Pesos”, influencias latinas pasadas por el filtro de Santana como “Chiliando”, medios tiempos bailables placebos como “Wasted Days and Wasted Nights” e incluso se atrevió con algún blues de raíces. Pero sobre todo esa noche desplegó un estilo divertido, festivo y sin prejuicios, con un toque pachanguero, aunque no exento de calidad que a final de cuentas no deja de ser en esencia más que puro y simple rock and roll.

Llegando al final de la velada un “Hey Baby Que Paso?” de los omnipresentes Texas Tornados pusieron a bailar a toda la sala y sirvió para recordarnos que incluso los depresivos lunes pueden ser buenos días para celebrar el júbilo de vivir.

Texto: General Lee
Fotos: Dimoniet Vermell