La Fúmiga
Plaza Ayuntamiento - Valencia


03.11.2018
Plza Ayuntamiento - Valencia


Mai parlen en castellà
mai parlen en castellà
com han après dels seus pares,
sinó com la gent del poble,
sinó com la gent del poble
la llengua del tio Canya”.

Al Tall.

La Fúmiga es una banda alzireña compuesta por 14 músicos que hacen versiones de canciones de grupos valencianos. El sábado pasado las inquietudes del progreso y de la cultura, estuvieron consideradas en luminosas plazas como la del ayuntamiento aquí en Valencia, donde los pudimos ver y escuchar.

Estos músicos son la solidificación del ambiente social en el que viven, son el credo que hace religión a la música en valenciano.


Concentrados en el escenario y frente a nosotr@s, los músicos inician entre ellos la batalla en la que han de dar excitación, cariño, aliciente y sugestivo hechizo a las almas apasionadas, inquietas, entusiastas y ávidas de música que en la plaza nos encontramos, por eso, después de una intro suena "Sokatira", que pone a los paisanos a “tremolar”, y así se van sucediendo las canciones de Txarango, Vadebo, Pantumaca, son algunas de las bandas a las que hacen remembranza. También componen, entre versión y versión tocan "Karrasketón", una de las dos canciones de su propia autoría.


En esta tarde agradable, aunque un poco fría, pasamos a meternos en el hechizo de casi toda la música en valenciano que se hace en la terreta, al placer de la danza, del lío y al bailoteo. Seguirán con La Muixeranga (en otros tiempos himno nacional del País Valencià), La Gossa Sorda, Zoo, Aspencat; yo estaba esperando que mi cámara consiguiese obtener alguna foto de matiz idiomático, pero está hecha en Japón, que le vamos hacer.

La versión de "Bella Ciao" se convierte en un vendaval épico con la grandiosidad del esfuerzo colectivo, y dejan para el final la segunda canción compuesta por ellos, "Mediterrània", “Mediterrània és un festa, Mediterrània és el nostre crit” y yo estoy totalmente de acuerdo con ellos.


Una tarde de sábado placida y de agradable diversión, por cierto, pocas veces se les da la importancia que tienen los técnicos de sonido, y es que sonorizar a catorce músicos no es fácil, en esta ocasión Sergio, que además de ser uno de los mejores baterías de este país es un gran técnico de sonido, hizo que todos ellos sonaran impecables. A través de él quiero hacer un pequeño homenaje a tod@s l@s técnicos de sonido que hacen delicias inefables con sus manos para que nuestra vida musical sea un poco más feliz, gracias Sergio Belloch.

Texto y fotografías: Iziar Kuriaki.