La Orquesta Mondragón
Faktoia D´Arts - Terrassa


17.02.2017
Faktoria D´Arts - Terrassa


Javier y su Orquesta Mondragón están de vuelta y eso siempre es una buena noticia. El artista más iconoclasta de este país y el hombre que introdujo el espectáculo circense al rock nacional vuelve con más motivos que nunca.
El auge del fascismo y la victoria electoral de un personaje tan esperpéntico como Donald Trump le ha dado la excusa perfecta para montar un espectáculo que afronta la intolerancia como el mal más peligroso a la que se enfrenta la humanidad.
Y ahí estaba nuestro hombre, disfrazado de crooner y al compás del clásico inmortal de Henry Mancini se plantó ante un público que abarrotaba la sala.


"Garras Humanas" fué el tema elegido para iniciar el show y con este homenaje a Tod Browning y Lon Chaney y a la era dorada del cine mudo, se ganó a un público ávido de espectáculo. Siguieron con “Corazón de Neón” aquel tema que le compuso Sabina (hasta tres temas compuestos por él afrontaron esa noche) hace casi 30 años y que lo encumbró a su mejor momento comercial.
Y a partir de ahí Mondragón en estado puro. Javier lanzando consignas constantemente, coristas apareciendo en diferentes momentos del show con el uniforme apropiado y sobre todo una colección de temas que todo aquel que vivió en los ochenta en este país los a tarareado alguna vez.


Eso si, la Mondragón nunca se olvida de afrontar clásicos del rock que se han convertido en imperecederos. “Stand By Me”, “Road House Blues”, “Thats Alright Mama”, “Cold Turkey”, “Back In The U.S.S.R”. Beatles, Elvis, Morrison, Lennon, Ben E. King interpretados con una pasión y delicadeza insuperables. Este hombre tiene buen gusto y criterio musical.
El tiempo no pasa en balde y la interpretación de "Tic Tac" se hizo más vigente que nunca con un Javier salido de madre gritando aquello de que alguien pare ese infame "tic tac" del paso del tiempo.


El momento más emocionante de la noche llegó cuando dedicaron el single de su último álbum "Anda Suelto Satanás" a un Aute convaleciente que además es su autor. Tema que Barón Rojo llevó a otra dimensión hace más de siete lustros.
Javier pasa por camerinos mientras la banda se explayaba con un tema instrumental y vuelta al escenario con un disfraz muy logrado del monstruo Donald Trump para afrontar el que nos presentó como su próximo gran éxito, un rock and roll en el que la letra solo repetía una y otra vez Trump, Trump, Trump. Delirante.


La recta final estaba destinada a todos aquellos temas que los convirtió en la orquesta más dicharachera de las que recorrían el estado español. “Ponte Peluca” y “Viaje Con Nosotros”. “Lola Lola” inundo la sala de nostalgia.
Se ausentaron temporalmente del escenario para volver con un “Adiós Adiós” con la que se despidieron definitivamente.
Un Javier en plena forma, mordaz y elocuente. Una mente privilegiada.
Si un punto negativo hay que ponerle a la noche es que Javier, cual vendedor de elixires de la eterna juventud, se pasó la noche diciendo “en la puerta se vendían discos que tenían que comer” y que al finalizar el concierto saldría a firmar. Una vez finalizado mandó a alguien a decir que se había ido en Taxi para una vez despejada la sala salir para los cuatro gatos que quedaban. Para vivir no hace falta engañar a la gente, o quizás sí.

Texto: General Lee
Fotografías: Maria Jose