Los Zigarros - Sala Apolo - Bcn


28.12.2016
Sala Apolo - Barcelona

No hay nada mejor para una noche fría de invierno que calentarse al ritmo del rock and roll. En esta ocasión "Los Zigarros" eran los encargados de prender la llama. Finalizaban la gira y para ello eligieron Barcelona, y a pesar de ser muy asiduos a los escenarios catalanes, su público no falló y prácticamente llenaron la sala.
Altanería, arrogancia, chulería, actitud y sobre todo canciones. Eso es lo que define perfectamente a "Los Zigarros". Todos esos ingredientes son imprescindibles para que una banda de rock and roll sea creíble y efectiva, ellos en eso son los más listos de la clase. Además (y eso es lo que más me flipa de ellos) su público en general no supera la treintena, algo que hoy en día no es habitual en un concierto de rock and roll. A tenor de lo vivido esa noche en la sala Apolo, es sin duda alguna la banda actual con más proyección.


Baila Conmigo” fue la encargada de prender una llama que ya no se extinguiría hasta la finalización del show. En el segundo tema ya nos estaban diciendo “A Todo Que Si” tema que da título a su muy recomendable último larga duración. Con “Desde que ya no eres mía”, “Voy hacia el mar”, la segeriana “Que demonios hago yo aquí” y “Cayendo por el agujero” dejaron claro porque esta banda son una apuesta segura. Ovidi y Álvaro son un auténtico huracán en escena y la base rítmica es enérgica y contundente. Las influencias de esta banda son muy latentes y de repente suenan a Tequila, AC/DC, Bob Seger, Petty o exhiben una vertiente más Funky sin ruborizarse. La parte más vibrante del concierto llego a partir de “Voy a bailar encima de ti” momento en el cual las primeras filas se desmelenaron completamente y aquello se convirtió en zona restringida solo apta para Kamikazes.


Antes de los muertos” y “Tenia que probar” mantuvieron la intensidad. La Tequilera “Hablar, Hablar, Hablar” con la que comenzaron a tambalearse los cimientos del Apolo, fue la elegida para abandonar momentáneamente las tablas. Apenas unos minutos después volvieron a matar con un “Dispárame” en el que la sombra de los hermanos Young se hizo omnipresente. “Dentro de la ley” y un “My generation” de The Who (que sonó muy reivindicativa) fueron las encargadas de echar el telón a una velada en la que Los Zigarros nos embelesaron con una propuesta muy vigente que nos hace creer que todavía hay futuro para el Rock and roll.

Texto: General Lee
Fotografías: Manuel Alférez