Malas Kartas
Bar Forum Poblenou - Bcn


25.11.2017
Bar Forum Poblenou - Barcelona


Ilusión, realmente, es una percepción errónea de la realidad pero, también, una interpretación entusiasta, una apreciación arbitraria de la inviabilidad. Sin esa ufana probabilidad, a buen seguro, nuestros cuerpos aún se hallarían tomados por el pelaje protector de la selva porque, no hay duda, la evolución genética concretamente humana se debe, no sólo a un entorno hostil sino, fundamentalmente al anhelo. Al deseo de imitar a las aves o a los peces, de enseñar a las proles compartidas mediante rústicos dibujos, de expresar sensaciones inexplicables, aventuras vividas o discrepancias sociales y, por sobre todo, de seguir provocando ilusión, la única fuerza capaz de mover montañas. Y, aunque no de montañas y sí de antaño hermosas riberas repletas de abundantes rosales y otros árboles floridos y frutales, proceden aquellos que el pasado día veinticinco de noviembre en un lugar donde, precisamente, la ilusión lo ha convertido en lugar de cita obligada “Bar Forum” en la siempre Layetana ciudad. Con la valentía, no marcial utilizada para dar nombre a su ciudad de origen, sino de quien tiene la certidumbre de poder mover colinas y cordilleras con su empeño y talento, “Malas Kartas”.


RafaJoe”, voz y guitarra; Andrea Ono, coros; Adri Rentero, guitarra solista; Santi Gilbert, batería; y Jorge Ylla , bajo; si bien se presentaron en acústico sin Jorge y con Santi al cajón, en lugar de a la batería. Con apenas tres años de vida tienen ya dos discos bajo el brazo y el reciente estreno del video clip que da nombre a su segundo trabajo, “¡Qué más dá!”, tomaron posiciones en la soleada y parapetada terraza y, obviando las mil causalidades que provocaron la reducida cantidad de público, con la alegría de la ilusión comenzaron con la demostrativa Intro de su pop-rock con pequeñas pinceladas punk. Su matutino repertorio constaba de dieciocho temas propios que iniciaron con “La llave de mi corazón”, atentos al respetable, aún frío y con clara tendencia rocker centrado inicialmente en las conversaciones y en el fondo de sus botellas de cerveza o cócteles. Sin embargo, el quinteto convertido en cuarteto, lejos de amedrentarse y con un “Joe” más bregado en los escenarios que lo que su juventud pueda aparentar, rápidamente comenzó a interactuar con el público, llegando a improvisar temas de Loquillo y Trogloditas y, Adri, incluso arrancarse con “Dire Strait”. “Buscándote”, “Dentro de mí” “Nada sigue igual”, “Por un día más” y “Mi locura” iban desgranando el repertorio y mostrando la calidad de unas letras que, aún con mucho toque naïf, encierran una complejidad más allá de la simplicidad e irremisiblemente atrapan al espectador.


Y, así fue, ensalzados por “Joe” y por la sonrisa de “Andrea” guiando al público, éste repetía estribillos con euforia, mientras las seis cuerdas de Santi seducían a los más puristas y, desde luego, las manos de Santi golpeando el cajón, se hacían presentes a cada tema con una calidad indiscutible. “No te he olvidado” y “Joven delincuente”, en ésta se puede entrever no la razón del porqué del nombre del grupo, explicada por ellos, sino el conocimiento del terreno del propio compositor que tiene que ver, y mucho, con esa expresión que los nomina. También, no hay duda, en el resto de los temas anteriores y posteriores como “Loco por ti”, “Cerveza fría”, muy coreada, “Estoy aquí” y, su tema estrella del momento, “Qué más dá”, a la que siguieron “Física y Química”, “Septiembre”, “Las seis de la mañana” y “Jesucristo Pastillas”, curiosa reflexión sobre la quimérica resurrección. A la que, curiosamente, le siguió “Ángel de la Oscuridad” y “Atracción fatal” como tema final pero, el buen hacer de la banda, llevó al público, en ésta ocasión no obligada sino deseada, petición de una más y ellos respondieron con su temazo del momento, “¡Qué más dá!”. Un fin de concierto que se convirtió en comida familiar gracias al carisma del cuarteto, a una calidad musical con un futuro estremecedor por las cotas a las que puede arribar y a una ilusión capaz de abatir el muro más infranqueable, “Malas Kartas”.

Texto: Yon Raga Kender
Fotos: Jon Alka