"Maybe Pretenders"
Les Enfants - Bcn


30.04.2016
Les Enfants - Barcelona

La lluvia queda lejos y, sin embargo, las estrechas calles asemejan humedecidas por algún calabobos partidista del adoquinado, pues, los distintos representantes de la miscelánea de razas y culturas que pueblan y surcan el lugar, no portan si quiera chubasqueros. Si bien, recorriendo las calles y sorteando la escasa circulación rodada, tienen tomadas las estrechas y desgastadas arterias, algunos tornando a sus hogares tras una larga jornada laboral, otros acercándose a los bien diferenciados tipos de restaurantes, bares, colmados y distintos establecimientos donde dejarse arrastrar por la plática. Salteada por una enriquecida variedad de lenguas entremezcladas y sorprendentemente comprensibles para esa particular humanidad que habita esa, no menos extraordinaria, zona de la ciudad donde la espontaneidad y lo insospechado es posible. Cada rincón, cada portal, algunos labrados otros lacónicos, unos inexplicablemente bajos otros, cual si esperasen las caballerizas, de doble portalón y aldabones, muchos de ellos, representando al “Can Cerbero”. Otros, como el del número 3 de la calle Guardia, con un hospitalario cartel donde puede leerse “Les Enfants - Club” que incita a traspasarlo y disfrutar de buena música en directo. Como la que ofrecieron el pasado día treinta de abril “Maybe Pretenders”, la única banda del mundo tributo a “Pretenders”.


Rebecca Newey, voz; Joaquin Alguacil, guitarra; Jimmy de Jesus, bajo; David Prieto, teclados; Nacho Álvarez, batería; comenzaron con “Night in my veins” para ir haciendo boca al grupo de seguidores de la inmortal banda, unidos a los incondicionales de ésta arriesgada “Maybe Pretenders”. 


Conscientes de la dificultad que supone conseguir un sonido tan característico como el que consiguió, durante más de dos décadas, Chrissie Hynde. A la que, Rebecca, también como alma de su banda con su voz excepcional, demostró estar capacitada para lograr las constantes inflexiones de aquel particular registro grave de Chrissie. Creando, desde luego apoyada por la no menos gran calidad de sus músicos, un ilusorio escenario que hace dudar al espectador creyéndose, durante casi todo el concierto, estar frente a la especial diva de la música.


Llevándoles en volandas de la voz y armonía de “Talk of the town”, o “Brass in pocket”, “2000 miles”, “Don’t get me wrong”y “Message of love”. En su particular mensaje de amor y admiración a aquella banda compartida con un público entregado, como no podía ser de otra manera que, tras el último tema, “Show me”, retornó a esas estrechas y húmedas callejuelas adoquinas. Surcando éstas con el buen sabor de boca y el ritmo de esas canciones profundas similares al entorno, aparentemente simple pero profusamente complejo como la gran actuación de esa noche en la sala condal “Les Enfants” de “Maybe Pretenders”.

Texto: Yon Raga Kender
Fotografías: Manuel Alférez