"Mecaleros" + "Bourbon" + "Purple Ninja"
Sala Mono Loco - BCN


El pasado día treinta de enero, la Sala Mono Loco, en el veintidós de la barcelonesa calle Bailén, no fue, precisamente, “No Man’s land” (Tierra de nadie). Bien al contrario, “Mescaleros”, “Bourbon Rock” y “Purple Ninja” dieron propiedad al lugar y, desde luego, especialmente al escenario. Al que ascendieron en primer lugar unos guerreros, “Purple Ninja”, negados a hacer uso de la destreza de escabullirse, como significa parte de su nombre, tras una “Smoke Bomb”. Bien al contrario, Juan Carlos Sánchez, guitarra y voz; Álex Álvarez, batería y Miguel Vidal, guitarra solista, con Luis Valbuena al bajo como invitado, rompieron en un unísono “What the Hell!” y se apropiaron del lugar, “You know”, con su rock duro cual maestros de cazador, a golpe de guitarra, baqueta y “Jäger Shots”. 


Haciendo honor al esfuerzo del mercenario morado, “Sweat Blood” utilizando cuerdas metálicas, bombos y dicción en lugar de shuriken, espadas o cadenas con un directo que no es, precisamente, “Easy and Cheap” sino todo lo contrario. Unos auténticos “Rockstar” capaces de “Fuck Everything” los que se encuentran “In the silence” de “Dark Light” con su poderosa música de ritmos cadenciosos. “Purple Ninja”, hard rock en estado puro al que el respetable no pudo más que jalear lamentando su salida del escenario. 

Ocupado rápidamente por “Bourbon Rock”, Álex Cervera, voz y guitarra; Marc Pagés, bajo; Omar Mazías, guitarra; y Noel Meya, batería. Siguiendo, no sólo con un rock duro de altura, sino con el grito unánime, “No vull que pari”, no dieron “Ni un pas enrera”, elevando los decibelios, si es que era posible, en un irremisible “Want it, love it” que “Res canvía” porque “Mai tens prou”. Sin “Give it Up”, a la buena y dura música, porque “She’s been mine” de la que se nutren, “You Know”, como “Sunday meal”. 


Alimento extraído del tacto de las cuerdas, de un bajo y guitarras capaces de rasgar la atmósfera más espesa al son de unas baquetas ágiles y dúctiles que llevaron al público a recorrer la “Route 66” hasta un final digno de un “Blitzkrieg Bop” sin perder su personalidad, cual “Whole lotta rosie”. “Bourbon Rock”, un tiro de alcohol puro de Kentucky, de donde podrían perfectamente proceder “Mescaleros”, el plato fuerte de la noche presentando su último disco, “No Man’s Land”.

Amadeo Digón, vocal; Javier Salinas, guitarra; Alfonso Digón, guitarra; Manu Reno, bajo y voces; y Sergio Gavín, batería tomaron el escenario mostrando con el tema inicial, “Sick and Thick”, que “Sick, i'm so sick” pero de Hard Rock, de Southern, de Hard N’ Heavy, de Blues… de puro rock and roll. Con la premisa clara de "What i’ll never forget”, no sólo porque la música en ellos esta “Alive” sino porque “Don’t give a Damn” cualquier otra cosa que no esté relacionado con su forma de vida. Con esa expresión de ellos mismos insuflando fuerza, ganas de vivir y, por sobre todo, alegría y entusiasmo a un público que celebró la inesperada aparición de Panther Hotfeel, vocal de “Hotfeel”. 


Y no fue únicamente para posar en el “Portrait” o “Cries in the night”, sino para cantar ambos temas con el poderío innegable de una voz que ya lleva tiempo haciéndose oír y que es un presente con muchísimo más futuro que pasado. Y cuyo descenso del escenario fue aclamado con un unánime “No, no, no” que enorgulleció a unos “Mescaleros” y les provocó, igual que al respetable, una reiterada demanda, “I need a woman, I need a woman” por la cual decidieron apostar, en una “Last Chance Casino” cuyo Jackpot, Merche Ferrer, fue un auténtico “Link for a Dream”. Enalteciendo al ritmo de ambos temas y el talante de los asistentes con su artístico “Performance” mostrando aquello que ocultaba bajo un sombrero cowboy y demostrando que una barra, puede servir para mucho más que una medida de sujeción.


Unas medidas, las de Merche Ferrer, perfectas que, a buen seguro, son capaces de provocar una nueva “Gettysburg” que, afortunadamente, “Mescaleros” supo minimizar dando protagonismo a sus mujeres. Las que consiguen que ellos, y casi todos, deseen espetar “In your eyes” y perderse en ellos, no para que “Feel my pain” sino para compartir una pasión, como la de disfrutar del auténtico rock and roll de “Deep America” con ese “Fire”, innato en “Mescaleros”, que puede llevarles a “Bring on the Night” y luchar con buena música por “Freedom for all”. Una batalla de a tres que, ese último sábado de enero, se saldó sin una sola víctima y con un público saciado pero ávido de más contienda en la “Sala Mono Loco” con “Purple Ninja”, “Bourbon Rock” y “Mescaleros”.

Texto: Yon Raga Kender
Fotografías: Manuel Alferez