Mescaleros + Lipstick
Sala Monasterio - Bcn


4.06.2016
Sala Monasterio - Barcelona

La visión de ese manto azul que se extiende hasta confundirse con el cielo, a veces visto desde la arenosa orilla al son del oleaje, otras, desde algún banco de madera enclavado en algún paseo o en algún pequeño mirador. O, sencillamente, desde el sillín de una motocicleta detenida en el vado de la curva de una serpenteante carretera. Provoca bien distintas reacciones al observador pero, una de ellas, no sólo la calma y la sensación de libertad y ese concepto de que cualquier cosa es posible, es la inspiración. Esa inexplicable estimulación de la creatividad que transporta la mente a lugares indescriptibles de dónde extraer una imagen atrayente, una pintura inverosímil, un texto evocador o una música incitadora. Como la que el pasado día cuatro de junio fue posible disfrutar en la Sala Monasterio, ubicada en el número treinta y tres del Moll de Mestral del Port Olímpic de la siempre layetana ciudad. Dos bandas que, a buen seguro, han oteado en muchas ocasiones ese mar de entre tierras que baña su ciudad para crear un producto propio. Una autoría alejada de plagios y homenajes cuya incuestionable calidad ha conseguido que unos, “Lipstick”, lleven más de veinticinco años en candelera y otros, “Mescaleros”, celebren su décimo aniversario. Con el entusiasmo de quien ve recompensado su labor por el calor y el empuje de quien reconoce su esfuerzo, el público que casi llenaba la sala. Ese respetable que anhela una inspiración ajena que insufle avidez a su vida, momentos inolvidables que revivir gracias a esas melodías y letras engendradas por artistas y creadores ante los que rendir, no pleitesía, sino agradecimiento y, sobre todo, complicidad. Connivencia y desmadre que comenzó con “Lipstick”.


 Dave Escalona, voz y bajo; David Lipstick, guitarra solista; Sugar Kane, voz y guitarra; y Fran Castillo, batería; subieron al escenario mostrando esa fuerza de su hardrock-punk-glam que les caracteriza, en un repertorio de doce temas acrecentado con un último final. Con Dave o Sugar cantando con el convencimiento de quien ha creado las letras por una razón que, a veces, es desconocida pero cuya esencia arriba hasta las entrañas. Sin dejar de zumbar Dave los cuatro hilos con la misma fuerza y cadencia que Fran con sus baquetas, y Sugar, arrullando las seis cuerdas mientras David canta y recita con su guitarra.

.


Neverland”, “Voices”, “Reaction” , “Love’s Like Crack”, “Strong” hasta llegar a “Breath”, “I wanna believe” y el añadido “New York Groove” perdidos en su abrumador sonido como el público, vibrando con cada nota. Con cada letra de “Lipstick” agradecidos por compartir una celebración tan especial con sus compañeros, “Mescaleros”, protagonistas de la noche pero, como ellos mismo matizaron, “encantados de compartir escenario con Lipstick”. Y, a buen seguro, complacidos por, como mínimo, tener que llegar al alto listón que ellos les habían puesto con su música y su explosivo directo. No obstante, esa celebración, “Décimo Aniversario”, ya es suficiente testigo como para no necesitar demostrar nada y, así fue, “Mescaleros”, Amadeo Digón, vocal; Javier Salinas, guitarra; Alfonso Digón, guitarra; Manu Reno, bajo y voces; y Sergio Gavín, batería.

.


 Comenzaron rompiendo con “Bring on the night”, el inicial tema de los diecisiete que arrasó la sala con su Hard Rock, Southern, Hard N’ Heavy, Blues… de puro rock and roll. Un fulminante directo donde la potente voz de Amadeo, repleta de inflexiones, transporta a mil lugares mientras las guitarras, Alfonso y Javier, aportan el sonido del viento, de la brisa surcada a distintas velocidades sobre un camino, un asfalto, creado por la batería de Sergio y el bajo de Manu. Al que se sumó Panther Hotfeel, vocal de “Hotfeel”, y no fue únicamente para posar en el “Portrait” ni para llorar en la noche, sino para cantar “Cries in the night”, con el poderío innegable de su portentosa y muy reconocida voz. 


Qué, quizá, dio pie, tras “What I’ll never forget” a la acostumbrada gratitud del grupo a sus mujeres con “In your eyes”, ese perfecto lugar donde perderse y encontrar una inspiración similar a la que han podido sentir oteando lejanos horizontes donde se confunde el cielo con el mar. Y, como un oleaje oceánico arribaron al último tema, “Freedom for all”, perfecto para ese final de concierto, que no de noche, conmemorativo de una década sobre los escenarios de “Mescaleros”. Creadores de una música identificativa con un sello tan propio como el de la banda que les acompañó en la Sala Monasterio, frente a un público entregado para celebrar su décimo aniversario, “Lipstick” y “Mescaleros”.

Texto: Yon Raga Kender
Fotografías: Manuel Alférez