Non Servium + Bull Brigade
Sala Apolo - Bcn


23.02.2019
Sala Apolo - Barcelona


Como bien demostraron en aquel lejano mil ochocientos ocho dos alcaldes de unas tierras de mosto y aceite, con una población de apenas trescientos habitantes, es posible declarar una guerra a otra nación desde un pequeño cabildo. Y, desde esas mismas tierras, veintidós años atrás con una población superior a los doscientos mil habitantes, unos “Torpedos” declararon la guerra a los destructores fascistas estallando, al estilo del modelo más letal “Mark-482", con más de quinientos quilos de TNT antifascista bajo sus quillas. Tras grandes combates navales a lo largo de esas dos décadas, que les han llevado a torpedear en todas las aguas conocidas e, incluso, en tierras de secano, y aún con algunas sitios pactados durante éste año, han decidido pausar, que no acabar, su pírrica cruzada del “no, al sometimiento”. Efectuando su última lanzada de Torpedos el pasado día veintitrés de febrero, coincidiendo con el trigésimo octavo año del asentamiento de la ralea usurera y ruin erigida en propietaria de ésta tierra de conejos, desde uno de los destructores más afamados de las aguas antifascista, Sala Apolo, de la siempre Layetana ciudad. En la última y más destructora campaña, “The Chaos Brotherhood Tour”, conjuntamente con otra escuadra igualmente letal, desplegaron sus lanzatorpedos “Non Servium” y “Bull Brigade”,


Con once Torpedos cargados en las recámaras “Bull Brigade”, Eugy, vocal; Gigi, guitarra; Ste, bajo; Alessio, guitarra y Mark, batería; procedentes de aquellas aguas que bañan la siempre Taurasia ciudad, ascendieron al escenario iniciando la batalla con un directo “Vita Libertá” eyectando sobre cerca de mil doscientos marineros, carentes de alopecia pero sin un pelo en la mayoría de sus cabezas, ávidos de explosiones. Y una tras otra fueron cayendo las detonaciones, “Mai confonderla”, “Vendetta”, “Strade smarrite”, “Perduto amore”, “Birra”, “Augusta Taurinorum” o “1312” con la que Carlos, vocal de “Non Servium”, aunó fuerzas con Eugy, iniciando la traca final. “Motorcity”, “Way of life” y “Sulla collina” dejando a un respetable enfervorecido a la espera de los torpedos de largo alcance.


Non Servium”, Carlos, voz; Snoker, guitarra; Gordo, bajo; Ivi, guitarra y Niño, batería; iniciaron el lanzamiento de los veinte torpedos que tenían preparados con “La Maldición” y, a partir de ese momento, no sólo apenas hubo móviles grabando, quizá en la platea, sino que se originó una auténtica marea en la sala donde, de vez en cuando, como si algún torpedo hubiera estallado entre el público, se hacía un pequeño vacío tomado casi en el acto. Con invitados como Juanca, Victor Bisonte, Nacho de “Animales Muertos”, Eugy de “Bull Brigade” o los hermanos Alférez, Manuel al bajo y Miguel al micro cantando su tema “Ración Doble” del siempre su grupo “Decibelios”.


Una tremenda fiesta de despedida de la siempre Layetana ciudad, que incluyó saltos desde el escenario, incluido el de Carlos y un seguidor que, no por ir en silla de ruedas, se privó de subir al escenario, cantar con ellos e incluso saltar sobre el público que lo sustentó y lo devolvió a su silla en perfecto estado. No faltó nada, ya mucho antes de que cantaran “ACAB” y el abuso de poder y los perros guardianes dislocaran por completo la marea de cabezas rapadas, el antifascismo de la meseta central unido al del litoral mediterráneo, se había convertido en un brutal impacto dentro de la sala. Y ya, cuando sonó el último tema, “Torpedos” y los jóvenes y no tan jóvenes torpedos de la oscuridad fueron eyectados en una gran explosión que, de alguna manera ínfima, pero contundente, consiguieron mellar los cimientos fascistas de ésta puta tierra de conejos.


El final apoteósico de “The Chaos Brotherhood Tour”, una batalla contra el autoritarismo que, esa noche, conjuntamente torpedearon “Non Servium” y “Bull Brigade”.

Texto: Yon Raga Kender
Fotografías: Manuel Alferez