Nuclear Minds + Another Influence
Sala Darkness - Sedaví (Valencia)


09.02.2018
Sala Darkness - Sedaví


El circuito Punk Rock Valenciano se caracteriza por varias cosas, a saber: que lxs responsables de salas como Magazine, o de la que voy a hablar hoy, Darkness, las ceden gratuitamente, objetivo que es de agradecer y admirar dado que hay muchas en las que l@s músicos tienen que pagar por tocar. Darkness está llevada por una mujer, Carmen, simpática y amable, hace que la sala sea como tu casa. Pone en el cartel que decora el escenario, “Darkness Metal Bar”, ¡Mola!
Otra de las particularidades de este circuito es la juventud que esgrimen sus músicos; bandas como Rising From The Abyss, Flightcase, Pulmón Negro, Bates Motel, Mantequilla Voladora o las dos que voy a comentar a continuación, poseen esta característica, los años de estxs chicxs rondan la veintena. Además, no necesitan de ningún manager ni promotor para montar sus conciertos ¡Mola!
El primer grupo en salir fue Another Influence, esta era la segunda vez que subían a un escenario. El quinteto está formado por Charly voz, Sergio batería, Edgar guitarra, Gonzalo guitarra y Carlos al bajo.


Aunque aún no tienen un repertorio propio con el que puedan cumplimentar el tiempo de un concierto, lo suplen con versiones de los grupos que les han influido, así pues, empiezan con "Can’t Kick Up The Roots" de Neck Deep. Apasionados en las tablas, sus ilusiones e inquietudes fluyen como el alma de un vagabundo que quedó aprisionada entre el vaivén “polirrítmico” de su música.
"Skate Priority" y "Disaster Day" son suyas, aquí empieza lo bueno y la peña lo sabe, aunque vuelvan a versionar, en esta ocasión, Blink 182 y su canción "The Bloowjob Song" para seguir con "American Idiot" de Green Day (ellos no lo saben, pero mi hija y yo llevamos tatuado en la muñeca algunas notas de esa canción). Este tipo de canciones hacen que la gente tenga ataques espasmódicos y se mueva de forma rebelde, por otra parte, como debe ser.


"Broken Dreams", otra de facturación propia, la van alternado con ajenas como, "My Friends Over You" de New Found Glory. Así, hacen lo mismo con "Anthem", canción inherente a ellos que en el universo de la música posee un encantamiento vibrante con alma Punk, decía Joey Ramone: “En mi opinión, ser Punk significa ser un individuo que va contra la corriente para ponerse de pie y decir, esto es lo que yo soy” y yo no soy quien para añadir nada más.

Su última e íntima experiencia con el público va a ser espiritual e idealista, enérgica y valiente, por eso los primeros acordes de esta conclusión sonora hacen que me salten las lágrimas de emoción, porque "Dammit" es todo un himno para lxs Punk Rockers como yo, Blink 182 es mi tercera banda favorita. Se van con la máxima fuerza de la pasión y se despiden de nosotrxs. Quizás los vea otra vez en el preestreno de alguna película.
El Arte está dominado por la juventud, en la cual puede incluirse desde el sadismo o el romanticismo hasta el impresionismo, para acabar haciendo Punk Rock.

Nuclear Minds son un power trío al que ya había visto y fotografiado en esta misma sala no hacía mucho, ese día me lo pasé tan bien que cuando me enteré que volvían a tocar quise hacer la crónica para esta vuestra revista, La Hormigonera Rock.
Por afinidad musical conmigo, Jaume, guitarra y voz, Jose al bajo y Jacobo a la batería, son una de esas bandas a las que mi platonismo amoroso puede hacer que las vea una y otra vez; por eso el comienzo del concierto con "Your Time Is Over", "My Hero" y "Miles Away" hizo que las esencias del Punk Rock se polarizasen maquinalmente en mi espíritu.


Tenía claro cuál era su banda celestial por excelencia, la misma que yo tengo por mi segundo mejor grupo, Green Day. ¿Por qué? bueno, mirad las fotos; "Welcome to Paradise", versión honesta del mencionado trío anterior, dio paso a "Little Kid", tercera de las canciones que con las dos ya nombradas tocarían de su primer EP. "Broken World" forma parte de su opera prima y único CD de momento, “Don’t Keep Your Voice Down”, diez tremendas canciones conjuradas en una plástica pasional fuera de toda duda.


Otra versión, "Rock Show" de Blink 182, disparó la suprema vitalidad del entusiasmo con el que habíamos llegado, no hacía falta más que la peña invadiese el escenario, y así fue, yo creo que se quedaron incluso con "Part of Me" y la otra versión de Blink 182, "All The Small Things".

Eché de menos la guitarra acústica que en el disco suena con "Ignorance", pero disfruté igualmente. Y volvió a suceder lo que había pasado con Another Influence, cuando sonaron los previos arpegios de "Dammit", nos inundó la experiencia espiritual e idealista, enérgica y valiente con las que nos habían obsequiado los primeros de la noche.

Estaban llegando al final, "Wake Up", corte número nueve del disco sonó para místico delirio mío, no sé si la peña se había bajado del escenario, creo que no, porque recuerdo ambos micrófonos tomados por cuatro pares de manos cada uno cuando sonaba "Basket Case" y "She".
"Sweet girl" y "Unpredictable", consumaron el relato completo de una tarde en la que como dijo Billie Joe Armstrong: “La oscuridad está llegando ahora, ¡maldita sea!”.

Esa noche también tocaron Mantequilla Voladora, estrenaron cuatro canciones que van a dar mucho de que hablar, como primer sencillo han elegido Eslovenia, yo he visto el vídeo y me ha parecido absolutamente delicioso.

Texto y fotografías: Iziar Kuriaki