Play the Game (Queen Tribute)
Teatro Tívoli - Bcn


8.05.2016
Teatro Tívoli - Barcelona

El aroma a café se entremezcla con el del cola-cao unido al de la humedad de esa lluvia que parece no decidirse a caer de una vez. Las familias comienzan a abandonar los bares adyacentes para dirigirse bajo la marquesina del lugar que tomó el nombre de aquellos increíbles jardines de recreo, que, además, amenizaban el largo paseo hacia la Villa de Grácia. Con ese talante, aun parapetados bajo paraguas de todos los tipos y colores, los pequeños clanes siguen la máxima de “Rock en familia”, el disfrute de padres e hijos de los primeros conciertos de los retoños. No sólo para que éstos puedan dar forma a esas voces que hacen bailar o cantar a sus padres, la mayoría de veces ante la atónita mirada de los pequeños incapaces de comprender lo que están viendo, sino, además, como parte de un alentador proyecto que acerque el rock a los pequeños. La música, en realidad, para ayudar a fomentar el respeto, la tolerancia, la perseverancia e, incluso, la concentración disfrutando de un espectáculo matinal, en la mayoría de los casos ante la evidente imposibilidad de traer a los grupos originales, con excelentes bandas tributos en escenarios tan espectaculares y especiales como el Teatro Tívoli, de la ciudad layetana. Donde el pasado día ocho de mayo fueron “Play the Game- Tribute to Queen” en su gira “46 años de Queen-Tour 2016”, los encargados de acercar la mítica banda inglesa a los pequeños.


Rápidamente comprendieron las extrañas, por fuera de lugar, posturas que adoptaban sus padres cuando escuchaban canciones como “I want to break free” o “Bohemian Rhapsody”, porque pudieron ser testigos de ello. Gabi Ahumada, teclados; Karlos Abril, guitarra: Charly Hinojosa, bajo; Jordi Mourelo, batería; y Nacho Rosselot, vocal; “Play the Game- Tribute to Queen”, rindieron un excepcional homenaje a esos increíbles músicos que, durante veinte años, formaron aquel eterno grupo. No sin que antes, Richard Royuela, uno de los promotores de “Rock en familia”, pusiera en antecedentes sobre el grupo a pequeños y mayores, por ejemplo, la guitarra de Brian May, construida por su padre y con la que siempre tocaba y no con púa, sino con una moneda de penique. Detalles que acercaron a esos mitos y que, desde luego, por ejemplo, Karlos, con su guitarra tocada con púa, encarnó perfectamente a Brian, y, Nacho, con una voz calcada a la de Freddie, y ataviado como él en aquel inolvidable concierto de Wembley del ochenta y seis.


Consiguió que cada una de las canciones, los once temas elegidos, sonasen como si estuvieran siendo tocadas y cantadas en aquel multitudinario escenario. “Tear it up”, “The your mother down”, “Radio Ga-Ga”, “We will rock you” entre otras y, por supuesto, “We are the Champions”. Alejando a éste último del uso exclusivo competitivo, aunque realmente fue creado para ello, y colocándolo en lugar donde le corresponde, como uno de los temas más importantes de la historia musical. Todo ello al arrítmico movimiento de los pequeños cuerpos de los niños y niñas intentando imitar el de, en algunos casos, aún más irregulares contonéos de sus progenitores.


Repleto de sonrisas, carcajadas, aplausos y coros aun cuando, algunos problemas técnicos importunaron el concierto, la calidad incontestable de los músicos y su capacidad para extrapolar el labrado Teatro Tivolí a aquel mítico concierto de Wembley o a cualquiera de los escenarios de Queen, consiguieron que la música tomara por completo el talante de todos. Haciendo disfrutar a pequeños y grandes en una matinal siempre tan especial, como la que propone “Rock en familia” en un marco excepcional, el Teatro Tívoli. De la mano de unos músicos capaces de conseguir, no sólo que los pequeños se acerquen a la música y los músicos, sino que disfruten junto a sus padres comprendiéndose unos a otros un poquito más, y se evadan durante un buen rato con “Play the game – Tribute to Queen”.

Texto: Yon Raga Kender
Fotografías: Manuel Alférez