Sabina
Palau Sant Jordi - Bcn


28.06.2017
Palau Sant Jordi - Barcelona


Con nuevo disco bajo el brazo la visita a la ciudad Condal era obligatoria. Sabina siempre ha sido muy bien acogido en esta plaza y esta vez no iba a ser menos. El flaco vendió todo el papel de un Sant Jordi que cayó rendido a sus pies.
El público se empezaba a impacientar cuando pasaba ya un cuarto de hora de la hora señalada, retraso comprensible ya que las medidas de seguridad a las que se somete este tipo de eventos desde el atentado de Manchester ralentizan en exceso el acceso a los recintos (un cambio de era en toda regla). En el momento en el que se apagaron las luces y a ritmo de vals la banda se iba posicionando en él escenario, una sonada ovación envolvió el ambiente. Una ovación que se tornó ensordecedora en el momento en el que Joaquín apareció en escena. Y es que su simple presencia ya hace que sus incondicionales den por bien empleado el dinero que han abonado por su entrada.


Su momento más inspirado ya empieza a quedar muy lejos, aunque el show que ofrece en la actualidad es más que digno, el tiempo de los saltos en primera fila han pasado a ser un mero recuerdo.
Lo Niego Todo es la excusa para salir de gira (quien sabe si la última) y he de reconocer que es su mejor obra desde aquel ya lejano 19 Días y 500 Noches. En todo momento constato que se siente orgulloso de sus nuevas composiciones y defendió esa obra con soltura y solvencia. Los primeros siete temas que interpreto esa noche pertenecen a este último disco. “Lo Niego Todo”, “Quien Más Quien Menos”, “¿Qué Estoy Haciendo Aquí?” o “Las Noches de Domingo Acaban Mal” brillaron con luz propia, aunque fueron acogidas con cierta frialdad por parte del respetable. A toro pasado, fue todo un acierto aglomerar esos temas a principio del show porque en el momento en el que comenzó a desgranar sus clásicos ya inmortales, apenas dió descanso a un público que apasionado se entregó a los envites del poeta en todo momento.


Mara Barros, excepcional corista de voz portentosa tuvo la oportunidad de presentar un tema mientras las maltrechas cuerdas vocales del maestro se tomaban un pequeño respiro. Magna la interpretación de “Hace Tiempo Que No” tema que Joaquín ha escrito para ella y que ha publicado en su primer disco.
En el imaginario de este hombre las referencias culturales son infinitas. García Márquez, Juan Rulfo, Pablo Milanés, Chabela Vargas y Javier Ruibal entre otros tienen su pequeño hueco en una obra que a estas alturas ya podemos calificar de titanica.
A partir de ese momento todo fue una catarsis. El Palau cantando a coro temas como “Una Canción Para Magdalena”, “Y Sin Embargo”, “Por El Bulevar de los Sueños Rotos” y “Ruido” entre otras.
Que la cimentación del recinto es sólida quedó constatado en el momento que Serrat pisó el escenario acompañado de su inseparable Benito (taburete cabaretero que le acompaña desde tiempos inmemoriales) para cantar a dúo un “Paraules de Amor” que inundaron las gradas de móviles encendidos ávidos de captar un momento mágico.


Nuevo descanso a las cuerdas vocales mientras García de Diego y Jaime Asúa subían la temperatura del recinto. La banda rayó en todo momento a un gran nivel, la base rítmica formada por Pedro Barceló y Laura Gómez me pareció colosal. Me sorprendió encontrar a Laura en la banda, solvente bajista que acompañó a Loquillo durante una buena temporada.
Vuelta al ruedo de un Joaquín que desde ahí hasta el final sacó su vertiente más canalla interpretando temas como “Noches De Boda”, “Y Nos Dieron Las Diez”, “Princesa” o “Contigo. Esta parte del concierto constató que poner sillas en un concierto de este hombre es un clamoroso error. Esas sillas se convirtieron en un obstáculo ya que el público las dejó en desuso desde el momento en el que sonó su primer clásico.
Pastillas Para No Soñar” fue la elegida para finalizar el Show y el verso final de esta canción (Si lo que quieres es vivir cien años no vivas como vivo yo) empieza a dar un poco de vértigo cuando los años mozos ya quedan demasiado lejos.

Final de concierto, “La Canción de Los Buenos Borrachos” de fondo y toda la banda aclamada por un público que me hizo rememorar aquellos tiempos en los que la sensación que emanaba de lo más abyecto de mi alma pedía acción incesante.

Texto: General Lee
Fotos: David Holgado