"Sin City (AC/DC Tribute Band)"
Sala Apolo - BCN


14.02.2016
Sala Apolo - Bcn

El alado impúber hijo de Venus y Marte que vaga desabrigado, con una venda en los ojos, arco y aljaba para portar las flechas, dista mucho de los igualmente impúberes que, éste pasado domingo día catorce, hacían cola junto a sus padres frente a la entrada de la Sala Apolo. Niños de todas las edades, incluso con meses de vida, algunos con cuernos rojos iluminados arropados por sus progenitores, rodeaban la conocida sala de conciertos hasta casi llegar a la entrada del teatro. La razón sólo podía entreverse, que no asegurarse, por las camisetas negras con logos satánicos y alguna que otra chaqueta de cuero y chaleco tejano de los adultos, estaban esperando para disfrutar de “Sin City – Tribute Band AC/DC”. 


Como parte del proyecto “Rock en familia” y bajo el lema “Descubriendo a”, se realizan estos conciertos matutinos como una manera de acercar el rock y todo lo que ello supone para intentar fomentar actitudes ligadas a cualquier tipo de música y a la vida misma como son el respeto, la tolerancia, la responsabilidad, la perseverancia y la concentración. Si bien, esa mañana de tan señalado día del apego adulto, tanto los niños como los padres, no es que obviaran esas premisas pero, principalmente, se dejaron llevar por la música de Fran, voz; Álex, guitarra rítmica; José, guitarra solista; Oscar, bajo y Carlos, batería, “Sin City - Tribute Band AC/DC”. 


No sin antes ser aleccionados por la Speaker, poniendo al día a niños y mayores sobre la historia del mítico grupo y, por sobre todo, empujándoles a levantar las manos creando la forma de cuernos, como símbolo de confraternización con la banda y sus letras y a modo de “señal secreta de reconocimiento”. Gestualidad que, a buen seguro, al día siguiente los impúberes espectadores deberán olvidar, a causa del oprobio que pueden sentir aquellos que no compartan esa música diabólica. Y menos, a frases o temas como “Hell Ain't a Bad Place to Be” con el que comenzaron el concierto, o “Shot dowm in flames” con el que continuaron y la misma “Sin City” del que la banda adoptó como nombre. Con un José a lo Angus Young, haciendo las delicias de niños y mayores, tocaron hasta un total de doce temas que acabaron con “Rock 'n' Roll Damnation”, y que los pequeños reconocieron de la banda sonora de “Iron Man 2”. 


Una extraordinaria mañana donde los viejos y nuevos “Malditos del rock”, entre llantos, riff y pañales, volvieron a una realidad soleada, intercambiando “señas secretas” elevando índice y meñique, con los luminosos cuernos de sus cabezas aún encendidos y admirando al pequeño seguidor vestido igual que Angus Young. Todos con mente y cuerpo recorridos por esos inmortales punteos y letras que, a buen seguro, aniquilarían al simbólico impúber de venda en los ojos, no por lo que representa mitológicamente, desde luego, sino porque imbuidos por esa genialidad y genuinidad de AC/DC, muchos han descubierto que el infierno es otra cosa en esa barcelonesa Sala Apolo, a través del no menos genial y genuino tributo de la banda “Sin City”.

Texto: Yon Raga Kender
Fotografías: Manuel Alférez