Smoking Stones
Faktoría D´Arts - Terrassa


19.01.2018
Faktoría D´Arts - Terrassa


Todos los amantes de los Stones sabemos que las canciones de sus satánicas majestades son una página leída de nuestra vida, unos temas que nos han marcado y que probablemente nunca vamos a dejar de recobrar. Sus discos nunca dejarán de rodar en nuestros platos, pero si además vives en Barcelona o sus alrededores tenemos la enorme fortuna de contar con la banda que realiza su mejor tributo, los Smoking Stones.


Su prestigio avalado por sus seguidores que se cuentan por miles les permite evocar todas esas canciones sin precisión matemática, imprimiendo alma y dando de esta forma una lección de como se ha de hacer un tributo sin caer en un erial desabrido e insulso.
Nada más sonar los primeros acordes de “Street Fighting Man”, las facciones del publico adquirió un rictus distinto: gestos alegres que lo volvían todo insólito y festivo.


Lo mejor que tiene un concierto de los Smoking es que su repertorio es cambiante, siempre sorprenden con alguna joyita, esa noche no iba a ser menos y nos obsequiaron con temas (dentro de lo que cabe poco manidos) como, “Faraway Eyes”, “Just My Imagination” o “Melody” que evocaron aquel lejano tiempo que exigía expansiones, suscitaba proyectos y teníamos toda la vida por delante.


Lo curioso de esta banda es que consiguen que lo difícil parezca fácil. Unos músicos de contrastado reconocimiento. Luis Arcos, Julio Lobos y Santi Ursul exhiben un oficio a la altura de muy pocos. Sobriedad, elegancia y talento en abundancia. Brutus poco a poco se va adaptando al puesto de Keith y Salvador que esa noche sustituía a Miki marcó el ritmo sin perder ripio en las evoluciones de la banda.


Sergio siempre con su cariz despreocupado y alegre, no hay cambios de humor en él. Ampuloso, retórico y emotivo adopta siempre una actitud que acrecienta con la interpretación de temas tan rematadamente buenos como “Star Me Up”, Tumblimg Dice”, “Dead Flowers” o "Beast of Burden”.


Acabar el concierto con una estupenda versión del clásico de DylanLike A Rolling Stones” y la obligada “(I Can’t Get No) Satisfaction” deja atascada la memoria inmediata, haciéndonos rememorar aquella época en la que todo era más humano y mundano.
A fuer de sondear lugares comunes los Smoking siempre acaban disfrazando las veladas de rock and roll y sus fans se lo agradecemos enormemente.

Texto: General Lee
Fotos: Dimoniet Vermell y Christian Espinel