Somali Yacht Club + Mistica
Rocksound - Bcn


16.11.2017
Rocksound - Barcelona


Una de las salas referente del rock en esta ciudad, ubicada en las orillas del cálido Mediterráneo, albergaba un concierto de un combo proveniente de la fría y lejana Ucrania que venía a ofrecer una música que pone claramente su mirada en los ritmos desérticos norteamericanos. Una mezcla que como poco se le puede tildar de curiosa. Para entender algo mejor el asunto se ha de aclarar que Somali Yacht Club son originarios de Leópolis, ciudad situada en el área más occidental de Ucrania y por tanto mucho más influenciados por la cultura occidental que por la rusa. Por lo tanto, no es de extrañar que la influencia de todas aquellas bandas que se inspiraron en los áridos desiertos de Joshua Tree hayan hecho mella en los jóvenes de la remota Ucrania.

Mistica fueron los encargados de abrir la gala. El combo compuesto únicamente por guitarra y batería copó el escenario durante algo más de 40 minutos. Tiempo en el que dieron un recital de riffs distorsionados totalmente deudores del gran Iommi. Sin duda alguna un telonero de lo más apropiado para lo que vendría después.


Cuando Somali Yacht Club subió al escenario apenas había una cincuentena de fans que eso sí, estaban ávidos de sonoridades contundentes. Y los ucranianos pusieron a prueba el estado de sus cervicales en los primeros compases de “Sightwaster”. Tema que se alargó más allá de los diez minutos y en el que pusieron en la palestra su amplia acuarela sónica.


Sin duda alguna lo suyo es el Stoner más primigenio, aunque en sus canciones hay cabida a la psicodelia, progresivo, doom metal e incluso se permiten el lujo de dar cabida a algún pasaje reggae. De esta forma no es extraño reconocer en sus canciones la influencia de bandas como Pink Floyd, Rush. Kyuss e incluso a los Monster Magnet mas cósmicos.

De esta forma la barrera de sonido que plasmaron esa guitarra de afinación grave perfectamente compenetrada con el sonido pesado de un excepcional bajista aportó solidez al discurso sonoro, desarrollando una especie de viaje sonoro que vertieron de forma contundente en temas como “Up In The Sky”, “Sun” o “Better Keep Falling”.


Evidentemente Somali Yacht Club dieron a sus seguidores lo que venían buscando a la vista de la respuesta y el fervor de los allí presentes y no se disipó hasta que la banda abandonó la escena, convirtiendo la sala en el planeta de los Watios por una noche.

Texto: General Lee
Fotografías: Manuel Alferez