"The Barroom Buddies Band"
Bar Forum - Bcn


24.12.2016
Bar Forum - Barcelona

El eco del sonido de las herraduras golpeando al trote contra el suelo precede la llegada de los jinetes, los cuales, después de una larga jornada, se arremolinan alrededor del fuego y, tras un frugal ágape, extraen instrumentos musicales y llenan por completo la oscuridad de la noche. Cowboys ensimismados en hacer del fin de la jornada un espacio de buena música y diversión regada con buen caldo espumoso. Como, el pasado día veinticuatro de diciembre, en el ya más que ducho escenario familiar del ‘Bar Forum’, en el número sesenta y cinco de la calle cuyo nombre rinde honor al poeta y lingüista, Marià Aguiló, de la siempre layetana ciudad y a la soleada hora del vermut, se aposentaron los componentes de una banda, una cuadrilla de infatigables obreros del country outlaw honky tonk de los 70’s & 80’s, “The Barroom Buddies Band”.


Mario BoronatMario Travis” (Rednek Hous Band), vocal y compositor; Jim TobalJim Bass” (Back to Texas, Steff Nvers Band, Alexx T, etc), bajo; SantiKrant Slowfinger” (Insaciables, Hombre Tranquilo, JudyG & The Martins), guitarra; y Llibert Valls (Screaming Perros, Hot Rock o J. Arkano), batería; vaqueros de acento mediterráneo que, sin fogata, pero al calor de su irreductible público, dieron comienzo con sus propios creaciones y adaptaciones de temas clásicos. Desde “On the road again”, “Mama tried”, “Okie from Muskogee” o “Detroit City”, entre otras con el carácter y las formas de éstos músicos, siempre parapetados bajo sus sombreros cowboy. Que, desde luego, no dejaron a un lado sus propias autorías, “Barroom Budies song”, “Paint from the bottle”, “Lonelines you win again”, “Really Hot”, “I Don’t believe in that”, “Bring me back” o “Middle of hell”. Con esa impronta tan “Buddies” donde premia la diversión y el desenfado por encima de todo, salvo de la enorme calidad de su música, músicos excepcionales ante los cuales, nadie, puede mantener una expresión seria, su desparpajo, sin abandonar el tono frente al micro, sin errar el golpe de las cuatro cuerdas, el rasgado de la guitarra o la cadencia a la batería, les lleva, no sólo a lanzar camisetas y discos a su público. Sino, además, a compartir el espumoso brebaje invitando al respetable a abrir sus bocas para recibir la ingestión del imprevisible caño provocado por Mario.


Yendo de uno a otro espectador sin dejar de sonreír y, dependiendo del momento del tema, sin dejar de cantar, preparando un final apoteósico donde el respetable se arremolina alrededor de Jim y Santi con sus instrumentos, bajo y guitarra, depositados sobre el suelo golpeándolos y rasgándolos ambos, sin perder una sola letra acompasados por la cadencia de Llibert, sonriente y atento golpeando bombos y platos. Es decir, una fiesta por todo lo alto, con la excepcional alegría de una banda, una cuadrilla centrada en crear mucho más que buena música sureña, sin perder su enraizada mediterraneidad. Ese día, en uno de los puntos musicales que, casi a codazos, se ha hecho un hueco, entre tapa y vermut, en el corazón de layetanos y foráneos amantes de la buena música, “Bar Forum”, los vaqueros condales volvieron a llenar de júbilo y una buena dosis de country a “Buddies” y futuros “Buddies”, “The Barroom Buddies Band”.

Texto: Yon Raga Kender
Fotografías: Marcos Nuñez