The Jets + La Perra Blanco Trio
Almo2bar - Bcn


17.05.2019
Almo2bar - Barcelona


Si algo tiene el lenguaje es que, sin perder su origen, evoluciona y se adapta a los tiempos según las necesidades de sus usuarios. Por ejemplo, celebrar, originalmente, significaba concurrido, frecuentado, numeroso o abundante y, por tanto, antónimo de desierto, abandonado. Hoy en día, se entiende como una fiesta conmemorativa de cualquier hecho y, desde luego, continúa manteniendo su original significado pues, una celebración que no sea concurrida, no es más que un fasto unipersonal, celebración, sí, pero sin mucho boato. Y, quién es capaz de convertir cualquier cita musical en mucho más que un festejo, en auténtica celebración tremendamente concurrida, invitando a las mejores bandas clásicas del mundo y de la península, sean éstas originales o contemporáneas, en esa siempre Layetana ciudad tan necesitada de anfitriones como “Atomic R’n’R Club” y "Break Music unidos en este evento, quizá, como iniciático de posteriores. Con Xavier Romanoff al frente, el pasado diecisiete de mayo, volvieron a atestar una sala, en éste caso “Almo2bar” situada en uno de los emblemáticos corazones de la layetanidad, con nada menos que la celebración del cuarenta aniversario de “The Jets UK” y la presentación en sociedad presencial, pues ya tiene un bagaje internacional, de “La Perra Blanco Trío”.

Frente a un público que, en algunos casos, se toma lo de celebración más como una cita social o festejo ceremonial asistiendo con las galas de aquellos tiempos originales en los que la cintura del tejano no era baja, ascendieron al escenario “La Perra Blanco Trío”.


Alba Blanco, guitarra y voz; Guillermo González, contrabajo y Juan Andújar, batería; iniciando con “Doggy Rack”, su admirable y respetuosa interpretación del lenguaje rock’n’roll de los cincuenta con influencias de rhythm and blues, góspel, hillbilly, rockabilly, country y ese desparpajo sureño peninsular que los convierte en instrumento de una necesaria evolución que, de ninguna de las maneras, intenta olvidar sus raíces. Con once temas, tras la Intro, en los que, incluso los más puristas, tuvieron que rendirse ante éste Power Trío, donde su cantante, Alba, sorprendía tras un perfecto inglés, con frases en las que traducía el nombre de las canciones y evidenciaba la connotación sexual de ellas. Es decir, capaces de convertir clásicos románticos en contemporáneos temas cargados con la libertad de expresión actual sin cambiar una sola palabra y, desde luego, una sola nota pero, sin dejar de sonar a ellos, a “La Perra Blanco Trío”.


Creando una auténtica fiesta rockabilly donde el contrabajo de Guillermo, en ocasiones y sin explicación coherente, seguía sonando por encima de su cabeza o ambos, Guillermo y Alba, rasgando y golpeando las cuerdas entre un público entregadisimo y sudoroso. Porque, lejos de deberse a la ubicación subterránea de la sala “Almo2bar”, bien acondicionada, éste Power Trío, hizo sudar y mucho a un respetable que, sin cegarse por la espectacularidad, de Guillermo con sus batacazos al contrabajo o con las rebeldes rastas de Alba, no perdía de vista a Juan, parapetado tras sus baquetas cerrando y abriendo el ritmo con la misma excepcionalidad y espectacularidad que sus compañeros.


La Perra Blanco Trío”, no una bocanada de aire fresco, sino un huracán cargado con los aires de aquella tierra fortificada del océano atlántico que los fenicios convirtieron en punto importantísimo para su comercio que, quien los descubrió esa noche y, desde luego, quien ya los conocía, ha comenzado a entender realmente, que el rock & roll nunca muere adaptándose sin perder su originalidad a las nuevas formas del siglo. Con la voz y el increíble manejo de la guitarra de Alba, la viveza del contrabajo de Guillermo y el vuelo cadencioso de las baquetas de Juan, “La Perra Blanco Trío”.

Y de la contemporaneidad al clásico celebrando su cuadragésimo aniversario sobre los escenarios de unos hermanos, los Cotton, embelesados por sus invitados y por el clima candente y explosivo que habían dejado los anteriores. “The Jets UK”.


Bob Cotton, contrabajo y voz principal, Ray Cotton , guitarra y coros y Tony Cotton, batería y coros, ascendieron al escenario con la familiaridad de la veteranía y, desde luego, conocedores de que el público, ya antes de ascender, estaba rendido a su música. A sus cuarenta años de rockabilly, con ese sello tan identificativo de quienes campan por esas tierras del mitológico Rey Arturo, y con una denominación de origen de unos Cotton, que han conseguido adherir a una ingente cantidad de personas en el mundo a su particular forma de decir las cosas a lo largo de cuatro décadas. Comenzaron a repasar todos sus grandes éxitos empujados por un respetable que consiguió retrotraer a la sala Almo2bar, a una época, la de los años cincuenta, donde la fortaleza del tupé, únicamente podía ser doblegada por la debilidad de una trenza rockabilly.


Y, si ya con “La Perra Blanco Trío”, la sala pareció estallar de júbilo y energía, con “The Jets” estuvieron a punto de implosionar y hacer caer el edificio entero. La guitarra de Ray, cómo no, dejaba en la sala ese sonido tan característico, a la par del contrabando y la voz de Bob, carismático donde los haya y las baqueta de Tony, siempre ahí y siempre arriba, coreados por un público ansioso de “Rockabilly BaBy” o “Yes Tonight Josephine” y el resto de sus hits bailando, cantando y vitoreando a unos “The Jets” moviéndose casi como cuando empezaron en aquellos finales de los años setenta.


Y que, cómo no, finalizaron con “Bolt of Ligtining”, ese rayo que termino de fulminar a su público, muchos sin chaquetas y todos sudorosos por la gran fiesta. La celebración, una vez más, tremendamente concurrida organizada por “Atomic R’n’R Club” y "Break Music", mostrando un clásico de pasado, presente y mucho futuro y un contemporáneo con presente y un tremendo futuro, “The Jets UK” y “La Perra Blanco Trío”.

Texto: Yon Raga Kender
Fotografías: Manuel Alferez