The Treatment
Sala Rocksound - Bcn


12.02.2017
Rocksound - Barcelona


Huracanes y tornados, tan temidos por el ser humano, son indispensables y beneficiosos para el ecosistema ya que, al arrastrar lluvias y vientos, ayudan en zonas de sequía y renuevan zonas naturales. El viento, puede actuar como un incendio provocado de forma natural, es por todos conocido que, salvo los producidos por enfermos mentales o como maniobra de futura reconversión del terreno, los incendios son indispensables para sanear e, incluso, abonar zonas arbóreas. Con idéntica finalidad puede actuar un tornado, los árboles enfermos y débiles caerán a causa de la fuerza del viento contribuyendo a la regeneración vegetal. O, en zonas marítimas y fluviales, esos grandes vientos despejan acumulaciones de materia orgánica y sedimentos permitiendo la normal circulación del agua. Es decir, si bien no hay que olvidar el evidente peligro que conllevaban éstos fenómenos meteorológicos, las desgracias que sufre el ser humano debido a ellos es, evidentemente, por una falta de preparación. Y, si bien algunos de los presentes el pasado día doce de febrero, en un principio no estaban preparados para el tornado que las chicas de “Rock Chicks Concert- Rock Booking Agency” habían traído a la veterana y más que puntera “Sala Rocksound” en la siempre layetana ciudad. Tras el primer tema, no sólo se dejaron arrastrar y voltear, sino que fueron capaces de absorber las bondades de un huracán proveniente directamente de la ‘Tierra de Pintados’, convertida, dicen en un ‘reino unido’, “The Treatment”.


Mitchel Emms, vocal; Tagore Grey y Tao Grey, guitarras; Dhani Mansworth, batería, y Rick 'Swoggle' Newman, bajo; iniciaron su aluvión de Hard Rock con “Let it begin” y, a ver quién era capaz de impedirles comenzar, el salvajismo de los iniciales riffs puso al respetable a girar en el interior de éste huracán sin posibilidad de escape. Durante casi hora y cuarto de concierto, el desparrame de ésta banda de ‘pintados’ despabiló y elevó el ánimo del público volcándolos a su terreno de limpieza arbórea, afortunadamente, no hubo que lamentar víctimas, pues no había un solo tronco enfermo.


Bien al contrario, con algunos temas de su último trabajo “Generation Me”, generaron la rabia y la fiesta con un único connato de apaciguamiento, casi al final del concierto , “Emergency”. Tagore, a lomos de su guitarra en un inesperado golpe de viento ascendió sobre la barra con “Shake the Mountain”. “Swoggle”, con su bajo de cinco cuerdas, levantaba ventiscas yendo de un lado a otro sin perder, ni por un instante, únicamente cuando invitaba al público a dar palmas, la cadencia frenética marcada por Dhani, oreando sus palos a causa de la velocidad con los que los movía golpeando platos y bombos. Tao, levantando tempestades no sólo con el sonido de sus seis cuerdas, sino con su imparable movimiento. Y, desde luego, el que acabaría en el suelo entre los presentes cantando “Cry Tough”, Mitchel, de entre las veces que descendió para continuar exprimiendo un micro que asemeja una extensión de su voz. “Running With The Dogs”, “I Bleed Rock N´ Roll”, “The Devil”, “We Are Beatiful” o la salvaje “Drink, Fuck, Fight” para despedirse, fueron parte de esos descontrolados vientos que asolaron un bosque de secuoyas que es, por su veteranía y calidad en la música en directo, la Sala Rocksound. Y a su público, tallos y troncos de todos los tamaños de esa madera roja que, el huracán procedente de ‘tierra de pintados’, oreó, saneó y abonó, “The Treatment”.

Texto: Yon Raga Kender
Fotografías: Manuel Alférez