The Wailers
Razzmatazz 2 - Barcelona


28.08.2017
Razzmatazz 2 - Barcelona


Una de las citas musicales ineludibles del caluroso verano barcelonés de este 2017 era la visita de The Wailers a la sala Razzmatazz. La expectación que genera esta banda se vió aún más incrementada con el repertorio que defenderían esa noche. "The Legend" o lo que es lo mismo un grandes éxitos de todo un referente cultural del siglo XX como es Bob Marley. Sin duda alguna este hombre tuvo una gran influencia y fue el gran valedor y difusor del reggae a nivel global.


La actual formación cuenta con tres miembros originales de la banda que se pateó el mundo al lado del gran Bob. Aston Barret se encargó magistralmente del bajo, sin duda alguna es el bajista más icónico del reggae y esa noche constató ese estatus. Los guitarras originales Junior Marvin y Donald Kinsey le dan a la banda la credibilidad necesaria como para poner patas arriba una sala como Razzmatazz 2 que como era de esperar presentó un lleno hasta la bandera.
Joshua David Barrett fue toda una revelación, se movió sobre las tablas con una elegancia repetida y rítmica que convertía todo su cuerpo en un excelente instrumento de seducción. Su voz recordaba por momentos a la del añorado Marley y cumplió sobradamente con las expectativas. Contó con la ayuda inestimable de Shema McGregor que se ocupó de los coros con una solvencia aplastante. Hija de Judy Mowatt, mítica integrante de I Threes, dejo impronta de su poderío vocal.


Estos conciertos tienen como aliciente el poder escuchar una música que en los setenta desembocó en una explosión que abrió un cráter profundo y duradero en la memoria colectiva.
Seísmo que, aunque de manera más minoritaria ha llegado hasta nuestros días y para ello no había más que pararse a observar a un público que se manifestó de lo más variopinto. Podías encontrar a chicos descalzos por los lavabos, tipos en trance, fumadores intentando convencer a la seguridad de la sala de los beneficios de la marihuana y a un sinfín de Rastafaris que esa noche convirtieron la sala en una pequeña embajada pacifista y apolítica.


El repertorio incluyó lo más destacado del Legend, alguna gema escondida de su extenso repertorio y algún tema compuesto después del óbito del que fuera su líder.
De esta forma temas como “No Woman No Cry”, “Is This Love”, “Buffalo Soldier” o “I Shot The Sheriff” fueron recibidas con una estruendosa ovación.
El combo mostró la fuerza y la intensidad con la que interpretaban todas esas canciones. Canciones que nacieron del irresistible impulso de escupirle al mundo su mensaje de paz y hermandad con un público que respondió durante toda la noche fundiéndose en una sola voz que no paró de corear todos esos himnos.


Para la recta final la banda puso a prueba los cimientos de la sala haciendo que la vibración que se percibía en el escenario se trasladara a un público que se pasó todo el set final saltando como si no hubiese un mañana. “Could You Be Loved”, “Get Up, Stand Up” y la obligada “Exodus” pusieron punto final a una noche en la que se puso de relieve que el talento no se hereda a no ser que seas Rastafari.

Texto: General Lee
Fotografías: Maria Jose